Página principal | Blogs | Luis Royo | Antes, después y mucho después de Bárcenas

Antes, después y mucho después de Bárcenas

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Los casos de presunta corrupción se han ido acumulando en nuestro país hasta desembocar en un torbellino llamado Bárcenas. Antes de que este escándalo saltara a la palestra, varios políticos también eran imputados por este tipo de ‘irregularidades’, que hoy no nos resultan ni mucho menos nuevas o, lo que es peor, sorprendentes. La palabra ‘corrupción’, con más frecuencia de la deseada, aparecía en la prensa, la radio y la televisión; pero la respuesta de los ciudadanos no era la que hemos visto este fin de semana frente a las sedes de los partidos políticos, o en algunas encuestas que arrojan un desencanto de los votantes en la forma de gobernar de las dos formaciones mayoritarias. 

Antes de la crisis, no protestamos lo suficiente, ni reivindicamos con la voz necesaria una democracia y una clase política transparente. Tanto los indicios de corrupción como las rentas y las cuantías económicas que percibían algunos políticos parecían tener consentimiento, y no sometimiento a una intensa crítica por parte de la sociedad. Casi todos parecíamos estar muy ocupados trabajando, mirando muebles en Ikea o visitando pisos piloto. Es más, ya con la crisis en marcha, algunos imputados fueron incluidos en listas electorales o aclamados por parte de sus conciudadanos, a pesar de las acusaciones que se vertían sobre ellos en los tribunales en aquellos momentos.

Hoy no es tarde para reaccionar, pero si finalmente el sistema político, como la gran mayoría de la ciudadanía desea, se renueva, se limpia y se envuelve en un traje transparente, lo ideal sería que, con una mejor situación económica y con bastantes menos parados, fuésemos también capaces en un futuro de reivindicar una política honrada y económicamente lógica. 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00