Página principal | Blogs | Luis Royo | Educación alternativa

Educación alternativa

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

La reciente muerte de Videla me hizo recordar que nadie me explicó en el instituto o en el colegio quién fue o a qué se dedicó este señor en su vida. No recuerdo haber leído en un libro de texto ni una sola línea sobre él, aunque estos días se haya hablado tanto de su trayectoria en los medios de comunicación, y su efeméride haya tenido suma relevancia por su papel histórico hasta 1981. ¿Fue un dictador hasta entonces? ¿De qué país? Ni me lo explicaron a mí ni, incluso me atrevería a decir, a las generaciones de estudiantes de nuestro país en las dos últimas décadas. 

Lo mismo sucede con tantos otros nombres que han pasado prácticamente desapercibidos por muchas aulas, al no incidir en ellos lo suficiente los programas educativos que los docentes deben impartir. Conozco pocos ejemplos de alumnos que hayan estudiado el régimen de Franco o episodios relevantes de la historia de Sudamérica y de Asia, como la dictadura de Pinochet, la revolución cubana o la China de Mao. Tampoco, en mi época, ninguna asignatura ahondó demasiado en una literatura que no fuese la hispanoamericana, en una filosofía que no fuese la occidental y en una música que no fuese la clásica. 

La efeméride de Videla, y otras tantas más, deberían hacernos conscientes de la importancia de los canales alternativos a los centros de enseñanza. No paramos de escuchar a diestro y siniestro que hay valores que no se aprenden en las aulas y sí en los hogares; pero también existen aspectos históricos, culturales e idiomáticos que las aulas dejan y dejarán en el tintero, por muy fantástica o perversa que sea la ‘Ley Wert’.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0