Página principal | Blogs | Luis Royo | Financiación ciudadana extra

Financiación ciudadana extra

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Hace tiempo leí por primera vez la palabra ‘crowdfunding’. Tras descubrir que se trataba de un sistema para recaudar dinero por Internet, me topé con varios ejemplos de artistas que lograban obtener financiación vía ‘crowdfunding’ para sacar adelante proyectos independientes, tanto musicales como audiovisuales, al margen de los medios de comunicación de masas, de las grandes productoras y de los estudios de grabación pertenecientes a multinacionales.

Me pareció sensacional el invento, dado que es capaz de conseguir que un artista minoritario no sólo pueda darse hoy a conocer en todo el mundo a través de Internet, sino que además pueda recibir de forma sencilla financiación procedente de cualquier bolsillo del planeta. Los grupos musicales que comienzan, por citar ejemplos, ya no quedan relegados a tocar en la calle o en el metro, y a pasar la tradicional gorra de músico ambulante, para conseguir dinero a cambio de su producción artística.

En el sector deportivo también hemos visto recientemente que este sistema es aplicable. Como en cualquiera de los proyectos de ‘crowdfunding’, los internautas son en estos momentos libres de aportar la cantidad de dinero que estimen oportuna para el proyecto presentado en torno a la adquisición del Real Zaragoza.

Sin embargo, el ‘crowdfunding’ ha traspasado las barreras de lo deportivo y lo cultural. Ha llegado hasta otros dos sectores estrechamente ligados a la financiación pública: la educación y la investigación. Una escuela de Cataluña (el Caep Joan Montllor) y un equipo de científicos españoles del Centro Nacional de Biotecnología han tenido que recurrir a este sistema, debido en buena medida a los recortes de dinero público que han sufrido. Por ello, ambos casos podrían servir para recordar que el apoyo económico de los ciudadanos, al margen del de las instituciones públicas y de los impuestos que pagan, está en múltiples ocasiones aminorando el crudo impacto de la crisis.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0