Laloland

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
El zaragocismo necesita hechos y menos promesas porque arrastramos quince años de incumplimientos y de mentiras; de incapacidades y de falacias, de aguantar ejecutivos que nos han toreado cometiendo barrabasadas. Foto RZ El zaragocismo necesita hechos y menos promesas porque arrastramos quince años de incumplimientos y de mentiras; de incapacidades y de falacias, de aguantar ejecutivos que nos han toreado cometiendo barrabasadas. Foto RZ

He leído y escuchado las palabras del nuevo director deportivo del Real Zaragoza, Lalo Arantegui, en diferentes medios de comunicación de la capital aragonesa. En Radio Ebro hemos sopesado invitarle pero, definitivamente, no va a ser el caso y no porque no nos interese lo que dice sino porque ahora, en este mismo instante, no es el momento ni el lugar para hablar con él.

Arantegui, como director deportivo, tiene por delante un verdadero miura: regenerar el club, cambiar su filosofía de mercado, establecer unas pautas de conducta que terminen con la lamentable sucesión de revoluciones que, cada mes de julio, acercan a docena y media de nuevos fichajes a la ciudad deportiva conformando un plantel -e incorporando a un nuevo entrenador- que sean capaces de devolver al Real Zaragoza a la élite de una vez...

Ahora, creo sinceramente, no es el momento de hablar con él. ¿Qué nos va a decir? ¿Que quiere renovar a los tres o cuatro futbolistas que, escasamente, sirven para el próximo proyecto y que terminan contrato? ¿Que la temporada actual no está tirada a la basura? ¿Que quiere que, en julio, el 80% del plantel ya esté contratado para que la pretemporada, por primera vez en una década, sirva para algo? ¿Que quiere jugadores con hambre y calidad?...

Esta letra ya nos la sabemos. La conocemos de pe a pa... todos los presidentes o directores generales o directores deportivos o secretarios técnicos que han pasado por la sala de prensa de La Romareda en las últimas quince campañas nos han recitado la misma milonga. Palabras. Blablabla...

Todo mi respeto hacia Lalo y su equipo, que se lo merecen. Espero que lo hagan perfecto y que le salga redondo al Real Zaragoza... pero me van a permitir ustedes que, de momento, y seguramente porque estoy escaldado -como ustedes- ponga en la nevera tales afirmaciones. No es el momento de hablar, no es el momento de encadenar palabras que nos hagan cosquillas en los oidos y en el corazón. No es momento de Laloland

El zaragocismo necesita hechos. Hechos solventes. Menos promesas  porque arrastramos quince años de incumplimientos y de mentiras; de incapacidades y de falacias, de aguantar ejecutivos que nos han toreado cometiendo barrabasadas... Las hemos oído de todos los colores y perfiles y miren ustedes donde estamos...

Olvídense de historias y de cortinas de humo. Yo les puedo prometer que voy a confiar en Lalo Arantegui pero ahora mismo somos 13º en segunda y necesitamos cinco victorias más para salir del pozo. En ese momento estaremos muy interesados en hablar con Arantegui... si él quiere y le dejan, claro.

Ahora, tan solo es importante ganar en El Arcángel, y luego al Sevilla y después en el Martínez Valero. Hechos. Puntos... para dejar de ser el peor Real Zaragoza de su historia.

Y no es una falta de respeto hacia Arantegui sino todo lo contrario. Les confieso que me da buenas vibraciones, pero... estoy muy cansado de que me tomen -nos tomen- el pelo.

 

 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

1.00