Página principal | Blogs | Luis Rubio | ...¿Y si damos la cara...?

...¿Y si damos la cara...?

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Foto realzaragoza.com Foto realzaragoza.com

Terminó -¡que horror!- la penosa temporada 2016-17. A las diez y media de la noche del sábado 10 de junio Ais Reig pitaba el final del partido y el final de la campaña. Todos de vacaciones, excepto Lalo Arantegui, Barba y los consejeros.

Los dos primeros tienen mucho, mucho trabajo metiendo la excavadora en la ciudad deportiva... ¡qué poquito de lo que había este curso en el vestuario sirve para el nuevo proyecto! La propiedad deberá reflexionar primero y actuar después. El futuro económico está en juego. ¿Habrá cambios en el accionariado? ¿De qué calado? ¿Solucionaremos de alguna manera 'lo' de Hacienda?

Será la semana de la presentación de Natxo González como nuevo entrenador... Tal vez tendremos puesta de largo de algún fichaje...

Pero lo primero, lo que es imprescindible es que quien deba de la cara ante la afición. El consejo, representado por el presidente o por el director general tienen que convocar una rueda de prensa y dar explicaciones:

1º/ Explicar a los abonados y a los seguidores qué ha sucedido este curso, más allá de lo obvio. Hay que reconocer los errores y pedir disculpas que por eso no se les caerán los anillos.

2º/ Es necesario hablar de futuro. Del proyecto deportivo, del proyecto económico y del proyecto social. Porque hay dudas en todos.

3º/ Es totalmente, absolutamente preciso bajar del guindo y acometer una campaña de abonados que -de una vez- sea sensata, acorde con la situación. Abandonar la soberbia en los planteamientos y bajar los pies a la tierra. Si cometen los mismos errores que el pasado año, se llevarán una sorpresa gigantesca. El Real Zaragoza -su Real Zaragoza- ha sido, desde que ellos están en el timón 6º en el primer ejercicio, 8º en el segundo ... ¡y 14º en el presente!

Los consejeros deben ser conscientes de que el "donde sea pero contigo" no servirá este verano.

Aguardo con impaciencia la imprescindible rueda de prensa aunque la tibieza -en general- de la grada de La Romareda en la despedida ante el Tenerife, desactivada con alineaciones, ausencias y despedidas podría hacer pensar a la propiedad que no es necesaria y que el calor del estío todo lo cura. Sería un error confiar en que la lluvia de fichajes, salidas y mercadeo que se avecina ilusionará al respetable haciéndole olvidar la penosa realidad.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0