Página principal | Blogs | Luis Rubio | La 'caída macedonia': un atentado contra el fair play que merece sanción

La 'caída macedonia': un atentado contra el fair play que merece sanción

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
FOTO J. FERNANDEZ FOTO J. FERNANDEZ

El árbitro estuvo, por supuesto, infame. Su actuación fue tan bochornosa que ni los más viejos del lugar recordaban una provocación semejante. Merece nevera -y larga- por su terrible acumulación de errores, su prepotencia, su actitud injusta y acosadora y su animadversión patente durante el partido -les dijo a los jugadores aragoneses "ya os conozco" cuando, por cierto, del año pasado tan solo quedaba un futbolista y era Zapater, un profesional al que nunca llegará a la altura de sus botas- y también al final, con su redacción exagerada del acta cargando contra el director general del club, Luis Carlos Cuartero. Si quiere su jefe y la corte, será sancionado. Desde luego lo merece...

Pero, ¿saben una cosa?... ya es momento de acabar con conductas barriobajeras, deleznables y poco edificantes como la del meta Stole Dimitrievski, que fingió una agresión de Borja Iglesias que nunca existió y quien, en su sobreactuación, se derrumbó fulminado por nada.

Su conducta no puede quedar impune. Debe ser sancionada porque atenta directamente contra el fair play que -dicen- preconiza la FIFA, la UEFA. la RFEF y la LFP. El meta macedonio faltó al código ético que debe presidir todas las acciones de los profesionales del fútbol, como espejo en el que se miran los amateurs y, especialmente, los más pequeños. Jornada tras jornada presenciamos como jugadores se dejan caer para provocar errores arbitrales -penaltis, faltas, tarjetas...- o para provocar las expulsiones de rivales que, a la postre, pervierten el normal desarrollo de un partido.

Lo del macedonio es vergonzoso y tiene que recibir su justo castigo. Ya vale de apostar con la boca pequeña por el fair play desde los organismos del balompié... actitudes de boquilla, buenas para pancartas y eslogans.

La FIFA, en su web dice: "La deportividad forma parte fundamental del fútbol. Representa las consecuencias positivas de jugar según las reglas, usar el sentido común y respetar a los compañeros, árbitros, rivales y aficionados.

Para que el juego limpio y la deportividad queden bien patentes, la FIFA creó un programa que convirtió esta noción genérica en un diseño sencillo y en un código de conducta fácil de comprender, que jugadores y aficionados deben reconocer y respetar por igual. El juego limpio se reconoce y recompensa también en todas y cada una de las competiciones de la FIFA". ¿Se recompensa? ¿Y no se castiga cuando se incumple flagrantemente?

El problema es que el partido era de segunda, sin calado informativo nacional. Hay temas más importantes en los medios de comunicación tales como el color de las botas de tal crack, el peinado de fulanito o los ciento y pico kilos que ha costado otro menganito. Estamos educando en los clubes de categorias base a monstruos vacíos y sin valores. Este próximo fin de semana, no menos de un par de docenas de crios llevarán a cabo su particular versión de la "caída macedonia". Y será culpa de la RFEF... Los mandamases del fútbol deben establecer que este tipo de acciones merecen un castigo en dinero -generosa multa- y otro en forma de suspensión disciplinaria. Terminaríamos de raiz con estas asquerosas conductas de listos que se rien del espíritu deportivo y que deshonran al fútbol.

Esto es una verdadera porquería.

 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

4.50