Página principal | Blogs | Luis Rubio | ¿Botella medio llena? ¿Medio vacía? Tres reflexiones para extraer conclusiones

¿Botella medio llena? ¿Medio vacía? Tres reflexiones para extraer conclusiones

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Hay cosas que son indiscutibles salvo que nos empecinemos en no querer verlas. Ahora, a por el siguiente rival. Y luego a por el siguiente y así sucesivamente. A ver si después de un quinquenio de bazofia nos asustamos ahora. Foto JF Hay cosas que son indiscutibles salvo que nos empecinemos en no querer verlas. Ahora, a por el siguiente rival. Y luego a por el siguiente y así sucesivamente. A ver si después de un quinquenio de bazofia nos asustamos ahora. Foto JF

Botella medio llena o botella medio vacía. Esa es la cuestión. Tras las dos últimas decepciones ligueras -trufadas, eso si, por la eliminatoria copera en la que los de Natxo dieron un buen nivel- el zaragocismo se debate entre estas dos opciones.  ¿Cómo debemos interpretar la situación del equipo aragonés? ¿Decepcionante, estancada, esperanzadora? ¿El equipo ha dejado de transmitir? ¿Se está más cerca del descalabro que de las posiciones de privilegio?

En un colectivo como el blanquillo, que vive angustiado por la terrible realidad de sus cinco años en segunda, no es cuestión menor hablar de miedos, alegrias, temores y esperanzas. Ni mucho menos. Muchas veces he escrito y he comentado tanto en Radio Ebro como en La15tv que en nuestra fabulosa afición no existen grises. Las cosas son o negras o blancas. sin matices. O el equipo aspira a jugar la Champions o es una piltrafa. El seguidor dicta sentencia sin paliativos. Sin anestesia. O la gloria o la mierda.

¿Y ahora, qué? Nos rasgamos las vestudiras o miramos al frente con fé. ?Tenemos equipo o es más de lo mismo? ¿Hay entrenador o es otro simulacro?. Reflexionemos.

Les cuento. Hay varias lecturas que considerar. De su análisis ustedes deberán extraer sus propias interpretaciones. ¿Botella medio llena o medio vacía?

Lo primero: El hecho de haber ganado tan solo un partido de los seis jugados en casa no tiene defensa. Siete puntos de dieciocho es un resultado muy pobre. Natxo debe buscar soluciones... ¿qué digo buscar?. Rectifico: deberá encontrar las soluciones para que este problema se solvente y por la vía rápida. Esto es malo... Además, el equipo solo ha ganado tres partidos en toda la liga. Muy pocos, ciertamente.

Lo segundo: La jornada ha demostrado que ganar en este curso en segunda es más difícil, si cabe, que en campañas anteriores. El empate es la moneda de curso legal. De hecho, en esta jornada ha empatado el Reus (décimo); el noveno (Tenerife); el 8º (Numancia); el sexto (Valladolid); el quinto (Rayo); el Huesca (4º) y el tercero (Osasuna). Han ganado el primero y el segundo lo que es cierto pero siguen al alcance de cualquiera de los que les siguen la estela, incluido, naturalmente, el once de Natxo. Si ustedes me dicen que les importa un rábano lo que hacen los demás, les ocntestaré que tenemos 21 rivales y que es, como poco, arriesgado obviarlos.

Lo tercero: si tomamos en consideración las últimas cinco jornadas -quince puntos en juego-, tan solo hay cuatro equipos que han sumado más que los zaragocistas (Granada -12-; Rayo y Sporting -11- y Lugo, 10). Con nueve puntos, el Real Zaragoza ha sumado lo mismo que Osasuna y Huesca; dos puntos más que el Oviedo y Tenerife; tres más que Valladoldi, Barça y Alcorcón; cuatro más que el Numancia; cinco más que Leonesa o tres más que el Cádiz.

Desde luego que hace falta ganar de una vez. De acuerdo con que las tres victorias sumadas hasta ahora en liga no vamos a ninguna parte; por supuesto que La Romareda no puede seguir siendo ese self service para cualquiera pero el equipo acumula siete jornadas sin perder y eso ha de ser valorado también.

¿Botella medio llena o medio vacía? Les recomiendo prudencia porque quedan tres cuartos de la liga y sacar conclusiones ahora, dictar sentencias en este momento, es un ejercicio como poco arriesgado. Paciencia y a seguir apoyando. Un poco de fé que hay cosas que son indiscutibles salvo que nos empecinemos en no querer verlas. Ahora, a por el siguiente rival. Y luego a por el siguiente y así sucesivamente. A ver si después de un quinquenio de bazofia vamos ahora a tirarrnos por un puente cuando resta casi toda la temporada.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0