Página principal | Blogs | Luis Rubio | Un poco de fé

Un poco de fé

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Ciertamente, todo apunta a un final tenebroso. No abundan los argumentos para ser optimistas pero tengo la sensación de que esto va a cambiar para bien. O eso espero. Foto J. Fernández Ciertamente, todo apunta a un final tenebroso. No abundan los argumentos para ser optimistas pero tengo la sensación de que esto va a cambiar para bien. O eso espero. Foto J. Fernández

De acuerdo. Nos conocemos de pe a pa los números -lamentables, desde luego- de nuestro Real Zaragoza. Nos consta que tenemos la peor defensa del campeonato; es evidente que solo se han ganado 5 de los 17 partidos ligueros disputados hasta la fecha; no se nos escapa que de los últimos quince puntos se han sumado cinco; tampoco que los datos señalan al actual plantel como el de resultados más pobres desde que reinó Carolo. Lo sabemos todo, nos entristece y nos enfada; nos preocupa y nos indigna. De acuerdo.

Ahora bien, en este cruce tan solo hay dos caminos que podamos seguir: el de la depresión o el de la esperanza y la rasmia. Y debemos elegir cual recorrer desde ahora.

A un lado, la senda tenebrosa. Si la seguimos caeremos en la depresión y en el desasosiego. Asimilaremos que la temporada está perdida y nos aterraremos mirando a un abismo del que no se sale dadas nuestras circunstancias. Este camino es cuesta abajo y, por lo tanto, más sencillo de transitar.

De otro lado, tenemos la opción que supone la tortuosa y difícil senda de la esperanza y la fuerza. La de la firmeza. Esa en la que, siendo conscientes de nuestras limitaciones, solo nos quedará pelear y exigir. Es la senda, en una palabra, de la fé. Muy cuesta arriba, muy empinada y llena de trampas.

El zaragocismo es totalmente consciente de lo que hay. De la errática política deportiva del consejo de administración; de los errores mayúsculos de un Narciso Juliá al que el cargo parece quedarle varias tallas grande; de la pobreza de recursos de un sector del plantel. ¡Claro que la masa blanquilla sabe lo que lleva entre manos!

Me van a permitir que de mi parecer. Yo creo que hay que ser moderadamente optimistas. Personalmente, creo en el entrenador, creo en la mayor parte de la plantilla y confío en que el director deportivo atine, de una vez, que ya vale, con la tecla correcta para reforzar al equipo en enero. Con esos nuevos jugadores, con la salida de los que no deberían de haber venido y con trabajo y esfuerzo, iremos hacia delante. Avanzaremos y ya veremos donde nos conduce el camino de la esperanza porque el de la depresión y el miedo sabemos perfectamente donde termina. Y ninguno queremos vernos en esa situación... ¿No creen ustedes?

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0