Página principal | Blogs | Luis Rubio | Juliá vive su propia decepción

Juliá vive su propia decepción

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
FOTO REAL ZARAGOZA FOTO REAL ZARAGOZA

Su gesto, su actitud, el semblante sombrío se unen a su inacción en la recta final del mercado. Su forma de huir de la Sala de Prensa de La Romareda tras presentar a Feltscher incrementan las dudas sobre su continuidad al frente de la dirección deportiva del Real Zaragoza. Salir de las oficinas sin dar explicaciones, una hora antes del cierre de mercado, no le ayuda a mejorar su imagen ante la propiedad y la afición.

Juliá, que ha perdido por completo la confianza del Consejo, sabe que su recorrido al frente del club ha llegado a su fin. No va más. Se acabó.

Resta por definir, tan solo, la manera de afrontar el adiós. El Real Zaragoza no puede finiquitar su generosísimo salario -y el de Valentín, que van en el mismo lote- y se sabe condenado a llegar a un acuerdo con el técnico saliente. Además, a Juliá le restan ni mas ni menos que otros tres años de contrato. ¡Menudo roto!

Por ahí deberá de llegar el punto de encuentro y, aún así, estaremos ante un desembolso importantísimo para las arcas de la SAD que deberá ser fraccionado en dos o tres partes para ser pagadero.

Algunas fuentes de la entidad afirman que las gestiones para que aterrice algún futbolista del mercado del paro son llevadas en primera persona, ya, por otros ejecutivos de la casa. ¿Será cierto?

El desenlace de esta historia tiene que llegar ya. En unas horas el Real Zaragoza deberá anunciar si Juliá disfruta de la confianza del Consejo y, entonces, sigue en el cargo o si causa baja y de que manera lo hace.

Esta historia se acabó. Falta poner la fecha... o la hora.

 

 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

4.00