Página principal | Blogs | Luis Rubio | Agné debe ser cesado

Agné debe ser cesado

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Agné debe ser cesado

"Desde el Consejo de Administración no se va a tomar ninguna decisión respecto al futuro de Raúl Agné". Estas han sido las palabras del presidente Lapetra al término del partido que el Real Zaragoza ha jugado y perdido ante el Nástic en La Romareda. Sorprendentes palabras habida cuenta la situación que vive la SAD. Los máximos culpables de la situación deportiva de la entidad se empeñan en jugar al absurdo. Si estamos ante una derrota más, ¿por qué ha comparecido ante los medios el presidente y los dos capitanes?

Permítenme una serie de reflexiones: Motivos para que Don Raúl vacíe inmediatamente su taquilla, despeje el despacho en la ciudad deportiva y regrese a casa:

Hay motivos generales, estadísticos, arrastrados en estos meses desde que Juliá cometiera otro gravísimo e imperdonable error al contratarle y errores puntuales en el choque ante el Nástic. Vayamos a ello.

MOTIVOS GENERALES QUE AVALAN EL CESE INMEDIATO DE AGNÉ

1º) La fría realidad de los números: Bajo su mando, el Real Zaragoza ha sumado 19 puntos de 48, un 39% de ellos. Su proyección en una temporada completa será de 49 puntos, números de descenso a segunda división B.

2º) Más números: Solo ha sido capaz de ganar 5 de los 16 partidos disputados. Números inaceptables para cualquier conjunto de segunda división y mucho menos, para un Real Zaragoza. Solo ha ganado un 31 % de los choques dirigidos.

3º) Trece partidos sin dejar la portería a cero. Así es casi imposible ganar encuentros.

4º) Por su nula capacidad para leer los partidos. En general, salvo en el duelo del Alcoraz -donde apostó por la heróica llevado por laas circunstancias del partido- Agné ha mostrado que, con los cambios, no solo no sabe mejorar las condiciones de su equipo sino que es perfectamwente capaz de empeorarlas...

5º) Cuatro partidos consecutivos sin ganar en casa es un balance que un club como el Real Zaragoza no puede soportar sin tomar medidas, y más cuando fuera de casa no llegan las victorias. En total, Agné ha ganado tan solo uno de los últimos ocho partidos, los jugados en 2017 y eso que se le ha reforzado el plantel con 5 altas. Motivo sumario de despido.

MOTIVOS PARTICULARES: EL PARTIDO ANTE EL NASTIC

1º) Dejemos al margen duelos anteriores y centrémonos en lo vivido ante el Nástic. Durante toda la semana se ha hablado -en especial en las tertulias de Radio Ebro- de como jugaba el Nástic. Tres centrales, dos carileros, tres centrocampistas y un delantero con Emaná de maestro de ceremonias. Seis centrocampistas, seis coloca Merino sobre el tapete verde... Tácticamente, el Real Zaragoza ha sido un desastre, peleando en inferioridad en la zona ancha y sin tapar las virtudes de los mejores jugadores visitantes: Tejera y Emaná.

Tras confundirse en el planteamiento inicial, Agné no ha tenido la cintura para variar de propuesta. Había soluciones pero ni lo ha intentado. Cambiar la posición de Cabrera por la de Fletscher en los minutos finales ha sido su única notable decisión... y poner de nueve a Samaras, la otra...

2º) ¿Alguien entiende que, perdiendo como se perdía, no se agotara el tercer cambio en el Real Zaragoza? ¿A qué se espera para dar entrada a Buenacasa de una vez? ¿Hay que jugar siempre con cuatro defensas?

3º) El lenguaje gestual de Agné, además, ha sido clarificador. Manos en los bolsillos, la barbilla hundida en el cuello de su abrigo, gesto triste, abatido. La imagen de un técnico derrotado y sin argumentos.

EL RESUMEN

Agné debería haber dicho su última palabra como entrenador esta aciaga noche en la vieja Romareda ante el Nástic pero, de momento, el Consejo va a dejar que se enfríe el sofoco. Por todo lo señalado -quédense, en especial, con sus números porque son terribles y de por si solos justifican el cese- el primer trabajo de Lalo Arantegui será despedir al entrenador y decidir quien se puede hacer cargo de este trasatlántico que amenaza con estrellarse en los arrecifes.

Desde luego que gran parte -muchísima parte- de la responsabilidad de este desaguisado le corresponde al Consejo de Administración del club. El jefe siempre, siempre, es el último culpable y en esta oportunidad y en lo referido al puesto de entrenador la propiedad está jugando con fuego.

Cambiar de entrenador puede que no sea la solución y nadie garantiza que así sea, pero lo peligroso es que, tal vez, la continuidad de Agné sea, en si, el verdadero problema.

 

 

 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

4.11