Página principal | Blogs | Olivier Vilain | Siempre seré un "oregonés" convencido

Siempre seré un "oregonés" convencido

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Estimado Sancho: viven por estas tierras más resecas que nunca un grupo de dedicado a la farándula cuyo éxito es innegable. Irreverentes, seductores, ocurrentes, geniales y simpáticos, se hacen llamar las gentes de Oregón TV. A lo largo de los últimos años, han sido la alegría de la televisión autonómica con un programa insuperable que analizaba bajo el filtro de la ironía las cuestiones que salpican el día a día de Aragón. Al principio  sorprendieron y su aterrizaje fue un impacto extraño para los televidentes. No estábamos acostumbrados a un desparpajo tan evidente por estos pagos. Poco a poco, capítulo tras capítulo, fuimos entendiendo su mensaje. Y nos fuimos enganchando a ellos. Y esa espada de Damocles que pende sobre quien se atreve a trabajar la pequeña pantalla, el famoso "share", no hacía más que darles la razón: Aragón quiere Oregón. Las filas de "oregoneses" convencidos se iban engrosando, el gráfico de audiencia se convertía en vertical mirando hacia lo alto. Episodio tras episodio, su fama se extendía por la Tierra Noble, sus sketchs se iban comentando en cada taberna, en cada casa. Mientras, ellos revisaban sin pudor los eternos roces entre ciudades y provincias de Aragón; nos hicieron reír desencajados dándole la vuelta a nuestras costumbres ancestrales, desde la gracia, pero con el respeto. Y sacaron más de una vez los colores de aquellos que, desde la política, tomaban decisiones, quizá demasiado lejos de los ciudadanos. En eso, con esa actitud crítica al "estabishment" fue donde pincharon en hueso. Demasiado atrevidos. Osados. Sí, amigo mío. De repente, a medida que su éxito crecía exponencialmente en proporción a su ingenio, quienes mandaban decidieron hacerlos vivir en el filo de la navaja. De nada servía el grito unánime del pueblo "oregonés", poco a poco fueron minando su futuro, el de esta "troupe" inigualable. El final de su etapa se iba dejando caer, con amagos de cierre por "recortes". De alguna manera, fueron preparando a los espectadores a una muerte lenta, casi por inanición, como "quien no quiere la cosa". Y así, por la puerta de atrás, a la remanguillé, todo apunta a que Oregón TV está abocado a desaparecer. Casi sin ruido (eso piensan los que mandan) dejarán de hacernos reír. Pero se equivocan aquellos que creen que el final de Oregón TV será sencillo. Quienes tomen esa decisión no habrán entendido nada. Porque en esta tierra, querido amigo, sabemos reírnos de nosotros mismos. Eso es lo que hemos hecho gracias a toda la gente de Lobomedia. Y si una conclusión vamos a sacar de su más que probable evaporación es que, quienes decidan borrarlos del mapa, no tienen sentido del humor y, por tanto, no son inteligentes. Cercenar en tiempos tan oscuros y tristes, esa burbuja de ironía e inteligencia indispensable, no pasa desapercibido. En absoluto. Cosas veredes.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

4.50