Página principal | Blogs | Salvador Asensio | A Pamplona hemos de ir...

A Pamplona hemos de ir...

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
A Pamplona hemos de ir...
Antaño era una delicia llegar hasta la capital navarra y compartir viandas, pacharán y alegría antes del encuentro y a lo largo del mismo. Después, ignoro las causas, llegaron los enfrentamientos, los malos rollos,  también entró la política para terminarlo de arreglar, el partido de fútbol se convirtió en todo menos en deporte y espectáculo. Los cánticos, los insultos, las agresiones se sucedieron y el viaje a Pamplona se convirtió en un sufrimiento personal, al margen del partido y de lo que hubiera acontecido en el mismo, lo de menos era ya el resultado; lo mejor era que no te hubieran roto el coche o volcado el mismo, que salieras tras esperar mucho tiempo para hacerlo, sin sufrir el tornillazo lanzado desde las alturas que rodean el campo en fin una delicia. Mi mayor deseo sería recobrar el espíritu de antaño y que reinara el sentido común y la armonía entre ambas aficiones. Por favor, vamos a intentarlo.
En el plano deportivo Lanzarote puede ser el relevo natural de Hinestroza, a no ser que el entrenador opte por un mayor refuerzo en el centro del campo, creo no obstante que tal cual esta rindiendo se sobra y se basta para contener a Osasuna, con lo cual no quitamos mordiente arriba y seguimos creando mas inquietudes al rival, además la pelea y ayuda que están realizando en los dos últimos encuentros son la mejor garantía para continuar con el  rendimiento grupal que está dando el equipo.
Sin prisa pero sin pausa, un lema que practica y muy bien por cierto, Narciso Juliá. Le toca el turno a la Ciudad Deportiva. Lo anunció en su presentación, terminado el mercado invernal, con acierto pleno. Llega el turno del fútbol base del futuro del Real Zaragoza, la cantera es vital tal cual se está poniendo el mundo futbolero y el mercado de jugadores, al margen del sentimiento por los colores que tienen los chicos formados en casa, estála economía tanto para jugar en el primer equipo, como para poder traspasar a otros. Tras demasiados años sin cuidarla parece que le ha llegado el momento, Juliá conoce muy bien el funcionamiento del fútbol base, conoce el devenir de otras canteras, en una palabra es el hombre indicado para sacar del atolladero la "fábrica" de jugadores que debe ser la Ciudad Deportiva.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

4.00