Página principal | Especiales | Campanas | ¡Prepárense campanas, la amenaza ha llegado!

¡Prepárense campanas, la amenaza ha llegado!

Por Ignacio Navarro Gil

El verano está a la vuelta de la esquina, muchos de los que viven en los núcleos urbanos se van a los pueblos a descansar y desconectar de la ajetreada vida diaria. Desde el primer momento, a raíz de la primera noche, comienza un peligroso conflicto con unos extraños seres de metal llamados “campanas”. ¿Por qué? Porque sencillamente molesta y su sonido perturba el descanso, ¡ojo! no a todos, pero sí a un gran número de adeptos.

El problema suele llega a tal extremo de que no es solamente cuando marca las horas por las noches, sino durante el día, y a partir de ese momento deciden iniciar una guerra abierta contra estos instrumentos, que desgraciadamente en la mayoría de los casos concluyen victoriosos los quejosos.

Estos instrumentos, nos guste o no, son los primitivos medios de comunicación locales, que muchos de ellos llevan más de 500 o 600 años pendiendo de los ventanales de las torres, midiendo y calculando el inevitable paso del tiempo y ahora llegamos nosotros y los silenciamos. Lo más curioso de los casos es que los habitantes de la localidad en ningún momento se quejan por su sonido, todo lo contrario, son necesarios para su vida cotidiana y durante las noches les acompañan en su descanso, pero cuando llegamos los “modernos y raritos”, comenzamos a emprender acciones legales, denuncias, guardia civil, audiometrías, plataformas, lavados cerebrales a los veraneantes, y un largo etcétera donde los vecinos importan un pimiento y al final ¿Cómo acaba todo? Sencillo, primero se paran las campanas por la noche, de 12 de la noche a 6 de la mañana, después nos parece poco y que sea de 21:00 a 8:00, el siguiente paso lo guardamos para la próxima escapada al pueblo y decidimos eliminar por vías legales los cuartos y las medias, y en menos de dos años, las campanas solo tocan las llamadas a misa y dando gracias.

En fin, veremos este año cuantos pueblos “caen” y se lo contaré en septiembre.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00