Página principal | Especiales | Canal salud | Superar el silencio

Superar el silencio

Del silencio al sonido y de los signos a las palabras. Los implantes cocleares marcan un antes y un después en las personas que consiguen experimentarlo. Aunque la sociedad actual permite que las personas sordas estén integradas en la sociedad, los implantes cocleares consiguen facilitar la vida de éstas teniendo en cuenta que la mayor parte de la información que recibimos del medio que nos rodea, además de por el canal visual, nos viene dada por el canal auditivo. Este gran avance permite, entre otras muchas cosas, que un niño pueda escuchar la voz de sus padres mientras juega si éstos están colocados detrás. 

Un cambio de vida fue lo que experimentó un hombre de 69 años en julio del año 2013. Se trata del primer implante coclear en la sanidad privada aragonesa. Éste fue realizado por el servicio de Otorrinolaringología del Hospital Quirónsalud de Zaragoza, liderado por el doctor Jorge Alfaro. "Es de lo más reconfortante que he hecho yo en Medicina", presume Alfaro, quien califica esta experiencia como "espectacular" porque "se pasa de no oír absolutamente nada, a ponerle el implante y empezar a oír".

Este primer paciente acudió a Quirónsalud Zaragoza para preguntar si le podían realizar un implante coclear porque, de la noche a la mañana, quedó sordo del único oído que le permitía oír. Alfaro explica que era un hombre soltero cuya vida "se centra en estar con su hermano, con quien le gustaba irse a echar vinos a mediodía y charlar". Por este motivo no quiso esperar la lista de espera y decidió operarse en Quirónsalud Zaragoza, donde el proceso dura menos de un mes. Alfaro asegura que nunca olvidará cómo se le cayeron las lágrimas y cómo le agarró la mano cuando volvió a oír.

Cada 25 de febrero se conmemora el Día del Implante Coclear. Una efeméride que no fue elegida al azar, ya que se celebra el primer implante coclear europeo y mundial, realizado por los doctores franceses Djourno y Eyriès en 1957, hace ya 59 años. El mismo año que fue realizado por primera vez en España. 

Un implante coclear es un dispositivo que se implanta debajo de la piel. Este lleva un electrodo que se introduce en la cóclea para producir una estimulación eléctrica directamente en las células del oído interno para que transmita a través del oído la audición. Esta parte que se implanta en el interior del oído lleva un imán que permite enganchar la parte exterior del implante. 

"Es una tecnología que no para de avanzar", asegura el doctor Alfaro, porque "hace unos 20 o 25 años los implantes cocleares eran para personas completamente sordas". Ahora se pueden realizar también si el paciente es sordo de un oído y, en el otro, solamente oye entre 75 y 80 decibelios. Estos nuevos implantes cocleares son mixtos, ya que llevan incorporados audífonos.

Un implante coclear permite que los pacientes "oigan estímulos eléctricos", por lo que es "como si tuvieran que aprender un nuevo idioma". Por ello la visita al logopeda es un paso imprescindible para los implantados cocleares, porque tienen que aprender ese nuevo lenguaje. "Los logopedas deben estar especializados en la rehabilitación del implante", subraya Alfaro.

IMPLANTES COCLEARES EN NIÑOS, CERO RECHAZO

"En oídos que han nacido sordos es espectacular, pero no hay ni un rechazo ni medio", asegura Alfaro, por lo que es recomendable implantarlos cuando son niños. En todos los hospitales se realiza la prueba de la sordera a los recién nacidos y, si ésta resulta positiva, "a partir del décimo mes de vida se le puede poner el implante", señala el doctor Alfaro.

El motivo por el cual se espera hasta este mes es porque la vía auditiva necesita un tiempo para madurar. Entonces, aunque algunos bebés nazcan con sordera, "puede que en los primeros meses de vida maduren y acaben oyendo". Para comprobar si ganan audición o no, se les realizan unas autoemisiones a los dos o tres días de nacer y el potencial evocado auditivo a los dos meses de vida.

Otra de las ventajas de los implantes cocleares en niños es que, si se implanta antes de aprender el idioma, oyen perfectamente porque su idioma será el que perciben gracias al implante. Entonces, en el caso de los adultos, como tienen que aprender un nuevo lenguaje, es un proceso más difícil que debe ir acompañado de un logopeda.

EL PROCESO Y LA COMPLEJIDAD DEL IMPLANTE COCLEAR

No todas las personas tienen los mismos oídos, por lo que dependiendo de éstos "es más o menos difícil meter el implante", explica Alfaro. "Si son oídos que han tenido infecciones las estructuras varían, por lo que el punto de referencia se pierde y es más complicado", asegura el doctor. Por ello se producen más rechazos en adultos que en niños, aunque el número sigue siendo muy bajo. 

Son operaciones complejas que, cuando repites un número cuantioso de veces, "pasan a ser relativamente sencillas", asegura Alfaro. La "regla" es seguir las indicaciones porque, "como te pases para intentar agrandarlas, fallas". 

El proceso en el Hospital Quirónsalud Zaragoza es muy rápido, ya que en apenas unas semanas o un mes, el paciente puede tener su implante coclear. Lo primero es realizar pruebas que incluyen incluso un perfil psicológico para decidir si es un candidato para implantar. Después se les realiza a los pacientes un estudio de Resonancia Magnética y un TAC para comprobar el estado de la cóclea y verificar que se le puede introducir el electrodo. "Una vez realizadas estas pruebas, se pide el implante y se le coloca al paciente", sentencia Alfaro.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0