Página principal | Especiales | Canal salud | Nacidos antes de tiempo

Nacidos antes de tiempo

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Recién nacido, en imagen de archivo Recién nacido, en imagen de archivo

Pablo y Ana nacieron con tan solo 24 semanas de gestación. Apenas dos días después, la pequeña, que pesó 600 gramos, fallecía. Ahora quince meses después "Pablo es todo un campeón". Así lo asegura su madre, Beatriz Albiac, presidenta de la Asociación de Prematuros de Aragón (Araprem). Este es solo uno de los miles de casos que tienen lugar anualmente en Aragón.

Cada año, nacen en la Comunidad unos 12.000 bebés. El 8% de ellos llegan al mundo antes de tiempo, lo que se traduce en un inicio de la vida más complejo de lo habitual. Así, se considera prematuro a todo nacimiento que se produce antes de la semana 37 de gestación.

De acuerdo a esto, los bebés se clasifican como prematuros tardíos, con un tiempo de gestación que oscila entre las 33 y 36 semanas y grandes prematuros, cuando la edad gestacional es de 28 a 32 semanas. Cuando el embarazo ha durado menos de 28 semanas entran en la categoría de extremadamente prematuros.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prematuridad es la segunda causa principal de muerte en los niños menores de cinco años y cada año nacen quince millones de bebés antes de tiempo en el mundo, dato que implica que uno de cada diez bebés nacidos en el mundo es prematuro. Solo en Europa, 500.000 bebés nacen prematuros cada año, de los que unos 28.000 lo hacen en España, según los últimos datos del INE de 2013, constatando un aumento del 36% desde 1996.

Beatriz Albiac asegura que se trata de una "vivencia muy dura" y que hasta que no se pasa "no se sabe lo que es". "Siempre piensas que no te va a tocar, pero es tremendo. Es una incertidumbre constante hasta que el niño sale del hospital y cuando estás en casa son otros miedos, otras alertas y otras dudas", asegura esta madre. Añade también que es "todo esperar para ver cómo evoluciona, cómo se desarrolla, si es inmadurez o si son secuelas".

CAUSAS 

Respecto a las causas que provocan que estos bebés nazcan antes de tiempo, el doctor y responsable de la Unidad de Neonatología del Hospital Miguel Servet, Segundo Rite, señala que "desgraciadamente", la mayoría de las veces no se llegan a identificar.

Pese a esto, apunta que globalmente los estudios poblacionales sí que asocian la prematuridad a dos factores, la edad de la madre y los embarazos multigestacionales, aunque se desconoce hasta qué punto.

Rite indica que la edad de las madres, tanto si son muy jóvenes, por debajo de los 18 o 20 años, como si tienen más de 35 años, "claramente" aumenta la incidencia de la prematuridad. "Podríamos decir que hay como un edad de seguridad, en términos de edad materna, entre los 20 y 35 años, donde parece que el riesgo es menor que en otras edades", asevera.

Además, indica que también es un hecho que con las técnicas de reproducción asistida, hoy en día se ha visto un incremento muy notable de gestaciones múltiples. Esto se traduce en que la mayoría de las veces los partos acontecen antes y los bebés son prematuros, en algunos casos siendo muy inmaduros y naciendo con un peso inferior a los 1.500 gramos.

CONSECUENCIAS

Las consecuencias de estos nacimientos tempranos van a depender del grado de prematuridad, que queda definido por las semanas que el bebé se adelanta y por el peso del mismo. Rite afirma que pese a que se define como prematuro al niño que nace por debajo de las 37 semanas de gestación, muchas veces ya, cuando se habla de prematuros, se hace referencia a los que tienen un mayor riesgo, los que nacen entre las 24 y 28 semanas, que son niños todos ellos por debajo de los mil gramos de peso.

Estos niños son los que más preocupan, a juicio de Segundo Rite, ya que tienen un riesgo evidente por la inmadurez de sus órganos, como los pulmones, el corazón o daños neurológicos. Es decir, remarca, se trata de una etapa, donde sus órganos están formados pero "les falta buena parte de la maduración y esto conlleva que la adaptación que tendrían que tener a la vida no la pueden hacer de la misma forma que la haría un niño menos prematuro o que nace con 40 semanas de gestación". Así, continúa, esto acarrea problemas relacionados con la mayoría de los órganos, aunque hay algunos más importantes que otros.

El doctor responsable de la Unidad de Neonatología del Servet asegura que se está viendo una reducción llamativa de la mortalidad, así como de las secuelas más graves. Añade que se están reduciendo más las secuelas más graves, las que generan una discapacidad importante, tipo parálisis cerebral, retrasos cognitivos graves, aunque es verdad que a menos tiempo de gestación hay más riesgo de que eso pueda pasar.

Sin embargo, asegura que los compañeros que realizan el seguimiento de estos niños en el tiempo observan alteraciones del comportamiento conductuales, que muchas veces aparecen ya en edad escolar y creen que pueden estar relacionados. "No tienen evidentemente la gravedad de una parálisis cerebral pero pueden alterar claramente la vida de los niños y de sus familias", asevera Rite, quien añade que estos problemas no están disminuyendo tanto como los más graves.

MORTALIDAD

En cuanto a la mortalidad de estos bebés, la cifra en los últimos años ha descendido muy llamativamente. El doctor Rite apunta que en los prematuros de menos de 1.500 gramos, que es donde se hacen la mayoría de los estudios, se ha pasado de un 25% de mortalidad hace unos 12 años a un 7 u 8% en la actualidad.

Recalca también que si se observan las estadísticas de los años 90, la tasa de mortalidad rozaba el 50%. Pese a esta disminución tan llamativa, asegura que aún se trata de una cifra alta que afecta sobre todo a los casos "muy extremos", es decir, a los bebés más inmaduros.

UNIDAD DE NEONATOLOGÍA 

Los bebés prematuros son, en la actualidad, el paciente más típico de las unidades neonatales, sobre todo el prematuro extremo, que es el que más tiempo está en la UCI, aunque no solamente están estos pacientes. En este departamento también hay bebés que nacen a término, aunque su estancia es más reducida en el tiempo, y niños que presentan otras patologías, más o menos graves.

Así, esta unidad tiene un equipo humano muy grande, formado por ocho médicos repartidos entre UCI, hospitalización, Maternidad y consultas externas, además de todo el personal de Enfermería y auxiliar pertinente. La UCI neonatal cuenta, a día de hoy, con catorce puestos.

ARAPREM, LA CLAVE ES EL APOYO ENTRE PADRES

Araprem nació de forma oficial el pasado mes de agosto. Su objetivo, tal y como apunta su presidenta, es acompañar a las familias durante el camino. Un camino "muy duro desde el principio". Por ello, se pretende dar respuestas a los padres que pasan por esta situación, así como allanar el camino a estos niños y facilitarles los derechos que tienen.

Actualmente, están en marcha dos grupo de apoyo, donde se reúnen de manera mensual. Por una parte, hay un grupo de UCI y otro de fuera del hospital, para las diferentes etapas de los niños. "Seguimos luchando porque la atención temprana sea lo más temprana posible", asevera Beatriz Albiac.

Señala también que hay mucho trabajo y que "cuánto más nos movemos más sale y más necesidades vemos". Hoy en día forman parte de la asociación unas 50 familias. "Es muy difícil sentirse entendido, porque la gente no sabe lo que es convivir en una UCI. Cada día del pequeño surgen nuevas cosas y nuevas dudas, alertas nuevas. Ese acompañamiento es fundamental".

Desde la entidad, la idea es que el apoyo sea de padres a padres, pero con una orientación profesional "para no equivocarse y saber hasta dónde es labor de padres y dónde tiene que estar un psicólogo", concluye Beatriz Albiac. 

Info

Duration:
minutes

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0