Página principal | Especiales | Canal viajes | Islandia, naturaleza en estado puro

Islandia, naturaleza en estado puro

El lago Jökulrsárlón en todo su esplendor El lago Jökulrsárlón en todo su esplendor

Islandia es, sin duda alguna, el país europeo donde las fuerzas de la naturaleza se muestran con mayor intensidad.  La actividad volcánica es la más evidente y la que ha configurado la morfología de la isla hasta su perfil actual.  Dicha actividad ha cubierto valles y planicies de enormes campos de lava, cambiando la textura y el color del terreno, desde el negro más puro de las erupciones más recientes, hasta los increíblemente bellos colores de diferentes minerales volcánicos como los que se acumulan en la zona de  Landmannalaugar.

Pero aunque la mayor parte del tiempo los volcanes estén dormidos, el subsuelo de Islandia está en constante ebullición.  Ello se manifiesta en su superficie en numerosas pozas térmicas, géiseres y fumarolas, por las que la tierra parece respirar.  Y también permite al visitante disfrutar de piscinas naturales de agua caliente geotermal, donde relajar cuerpo y mente, tales como las de Blue Lagoon o las próximas al lago Myvatn.

El origen etimológico del nombre de Islandia, "tierra de hielo", se justifica al contemplar los enormes glaciares que cubren gran parte del país.  La constante evolución de estos glaciares se manifiesta especialmente al romper al final de su recorrido en numerosos icebergs, que se desplazan lentamente hacia el mar a través de los ríos y lagos provocados por el propio deshielo de los glaciares.  En el lago Jökulrsárlón, donde finaliza su recorrido el glaciar Vatnajökull, miles de icebergs conforman una especie de enorme mosaico blanco y azul de indescriptible belleza.

En Islandia se juntan, o mejor dicho se separan (unos pocos milímetros cada año), las placas tectónicas de Eurasia y América.  En Pingvellir, en el suroeste de Islandia, se puede observar la enorme grieta que esta paulatina separación causa en el paisaje de la isla, estremeciendo al viajero por su inmensidad.  Y muy cerca de allí, las maravillosas cascadas Gullfoss o la permanente actividad del geiser Strokkur nos siguen recordando que nos encontramos en un país donde la naturaleza muestra toda su fuerza.

Además de las de Gullfoss, Islandia cuenta con muchas otras bellas cascadas, tales como las de Dettifoss, Svartifoss, Skogafoss y Godafoss.  Porque el agua está presente en toda la isla, en forma de torrente, lago, glaciar o mar.

Julio Verne decidió en su obra “Viaje al Centro de la Tierra” que sus protagonistas empezasen su increíble viaje precisamente en Islandia, descendiendo por el cráter del volcán Snaefellsjökull, situado al oeste de la isla.  Cuando el viajero ha visitado estas tierras y sentido la atracción y la fuerza de su arrolladora naturaleza, percibe que difícilmente podría haber encontrado otro escenario más apropiado.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

3.33