Página principal | Especiales | Empresas | Competitividad empresarial

Competitividad empresarial

Todos hemos entendido o al menos deberíamos entender que una situación sostenida de crisis, como la que atravesamos en los últimos años,  precisamente por ser de carácter estructural que no conyuntural,  no puede ni debe ser excusa para anclarse en la queja permanente como si todas las causas que nos abocan a ella fueran exógenas y no la consecuencia natural de una continuada mala práxis de todos durante demasiado tiempo.

En la búsqueda de salidas, respuestas y soluciones, ha irrumpido con fuerza en nuestro vocabulario, en conversaciones, en ponencias, tertulias y mítines la palabra competitividad.

Ser o convertirse en competitivos es el valor en alza, casi diría yo que de moda aunque en muchos casos se acaba descubriendo como el objetivo necesario y perseguido para dotar de sostenibilidad, continuidad y futuro a empresas y negocios. En mi opinión, y lejos de impostarse o de imponerse a golpe de campañas de imagen y marketing, la cualidad y virtud de la competitividad nace al calor de aquello que nos distingue y caracteriza, de aquello que nos hace únicos a cada empresa, a cada negocio, a nuestros servicios o productos o incluso a aquel que los representa y/o dirige.

Una interpretación y quizás una concepción un tanto alejada de la definición pura que nos sirve la RAE para el concepto de competitividad; Rivalidad para la consecución de un fin.

Hay un sinfín de opiniones y de literatura en torno a esta cuestión. Ser competitivo no es sinónimo de ser agresivo y sí debe incluir altas dosis de perseverancia, organización y responsabilidad, cualidades éstas que nos hacen funcionar y proyectarnos como una empresa seria, de confianza y por todo ello competitiva. La competitividad bien entendida no es la lucha encarnizada por un” trozo de pastel”.

La buena base de la competitividad es haber creado y mantener una sólida ventaja competitiva que, sometida a la revisión y a la mejora continua, nos ponga en situación éticamente ventajosa para destacar porque sencillamente nuestro trabajo, nuestra producción, nuestros servicios, nuestro personal, nuestros procedimientos, nuestros precios etc sean muy buenos o los mejores y nos posicionen en un lugar preferente en nuestro mercado, en la mente de audiencias, públicos, consumidores, clientes…incidiendo de manera directa y positiva en nuestro prestigio y buena reputación.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00