Página principal | Especiales | Empresas | La empresa familiar. Sus mujeres

EMPRESAS Y EMPRESARIOS

La empresa familiar. Sus mujeres

Por Ángela Medrano

Son mayoría las empresas de carácter familiar las que existen en nuestro entorno inmediato y muchas de ellas no son precisamente pymes o micropymes. Las sagas familiares empresariales con una extensa historia y recorrido son bien conocidas y reconocidas y representan a través de sus valores y precisamente de su permanencia, el éxito del modelo de gestión que simbolizan. Como todo, sujetas a una evolución natural al ritmo de los cambios, nuevos tiempos y exigencias del mercado, tienen su merecido hueco y presencia en el tejido empresarial aragonés cuando han capitalizado de manera brillante aquellos principios que las distinguen dotándolas de gran competitividad, trabajándose el equilibrio necesario desde el pasado compartido y en favor de su continuidad y futuro. La clave del éxito; una gestión que huye del cortoplacismo en los resultados en favor de la apuesta por una herencia empresarial saneada para la próxima generación y una preocupación especial precisamente por formar y preparar la sucesión. El compromiso es su valor fundamental frente a su principal amenaza; las desavenencias que mal gestionadas  pueden dar al traste con el negocio más próspero. Ejemplos de esto último tampoco faltan.

 

La empresa familiar supone el 85% del total de las empresas nacionales. Arroja cifras más que positivas de empleo, hablamos de 2.8 millones de empresas que generan 10.13 millones de empleos. Ya en Aragón la Empresa familiar supone el 28% del PIB regional según datos publicados por la AEFA, Asociación de la Empresa Familiar Aragonesa www.aefaragon.es , organización que aglutina a un buen número de ellas.

 

El futuro inmediato de la empresa familiar pasa sin duda por la profesionalización en su gestión y en ese sentido es relevante y destacada la aportación y la presencia activa de la mujer en las organizaciones familiares.

Las mujeres de la empresa familiar aportan además de ese compromiso especial, un conocimiento interno emocional nada desdeñable que bien utilizado puede convertirse en la clave de la evolución y futuro de sus organizaciones. Mujeres, hoy más que nunca muy preparadas, profesionales con una sensible preocupación  por su propia formación, que gustan de explorar en sus habilidades para sacarles el máximo rendimiento, con un estilo de liderazgo propio y cercano y por eso mismo,  alineado con la realidad social tanto externa como interna. Un cóctel más que interesante y práctico al que sumar el alto nivel de interactuación, de conciencia colaborativa y empática que posibilita pensar en acometer proyectos de innovación, crecimiento, internacionalización…desde un tratamiento integral necesario cuando, tanto en la competencia como en las audiencias, clientes, instituciones, resto de organizaciones etc, el factor x femenino vive un amanecer lento pero seguro, una presencia dotada con un contenido y proyección de sello propio, una manera diferente de hacer y entender que puede en muchos casos significar un balón de oxígeno, una oportunidad renovada para aquellas empresas familiares con dignas sucesoras.

 

 

El 8 de marzo se ha instaurado con el día oficial de la mujer trabajadora. No seré yo y aquí quien ponga en entredicho la elección de fechas concretas para reivindicar asuntos de manera inducida…Nunca lo he compartido. Lo que sí son datos objetivos son las cifras, las estadísticas, los números que nos dibujan un panorama todavía adusto para el desarrollo profesional de la mujer en cualquier marco empresarial, familiar o no. Sirvan de estímulo y reflexión los datos y cifras expuestos a continuación.

 

Educación

·         En las pruebas de acceso a la universidad, las mujeres son mayoría y, además, consiguen más aprobados: 55,7 por ciento por 44,3 por ciento.

·         El 54,1 por ciento de los estudiantes universitarios son mujeres y su presencia es mayoritaria en todas las ramas, excepto en las técnicas.

·         El 61,1 por ciento de los lectores de tesis doctorales con menos de 34 años son mujeres.

·         A pesar de estas cifras, las mujeres sólo representan el 16,8 por ciento del total de catedráticos de universidad.

Empleo y conciliación

·         Las mujeres cobran de salario medio anual un 22 por ciento menos que los hombres: 19.502 euros frente a 25.001 euros.

·         El 15,2 por ciento de las mujeres tiene unos ingresos menores o iguales al salario mínimo interprofesional, que es de 641,2 euros al mes, en tanto que ese porcentaje se reduce al 5,6 en el caso de los hombres.

·         El 97,3 por ciento de las personas ocupadas a tiempo parcial por hacerse cargo del cuidado de los hijos de menos de 14 años son mujeres.

·         Entre los desempleados por hacerse cargo de los hijos el 82,2 por ciento son mujeres.

·         Una pensionista percibe al mes una media de 597,21 euros, mientras que la pensión media de un varón es de 971,92.

Puestos de responsabilidad

·         De los trece ministros del Gobierno, cuatro son mujeres.

·         De los diecisiete presidentes autonómicos y dos de las ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla, cuatro son mujeres.

·         Los presidentes del Congreso y del Senado son hombres.

·         De los 350 diputados de la cámara baja, 131 son mujeres, el 37,4 por ciento.

·         En el Senado, de 265 senadores, 91 son mujeres, es decir, el 34,3 por ciento.

·         Sólo el 11,5 por ciento de los consejeros en las empresas que cotizan en el Ibex-35 son mujeres.

·         En el Consejo General del Poder Judicial las mujeres ocupan el 35 por ciento y en el Tribunal de Cuentas representan un 7,1 por ciento.

·         En las Reales Academias el porcentaje de mujeres es del 9,6 por ciento.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0