Página principal | Especiales | Empresas | Practicar Innovación Empresarial (2ª parte)

EMPRESAS Y EMPRESARIOS

Practicar Innovación Empresarial (2ª parte)

Por Ángela Medrano

Al margen de la actividad en la que se base nuestro negocio o empresa, en estos tiempos, la innovación encuentra en la renovación del modelo de negocio el máximo exponente clarificador de cuál es la tendencia y sobre todo cuál es la esencia de dicho concepto. El marco actual político, social y económico exige diseñar nuevas fórmulas que propicien la viabilidad de las organizaciones actuales. La innovación es sí misma es un proceso continuo de mejora y superación en aras de resultar rentable, distinto y por todo ello competitivo.

Hemos de partir de un examen concienzudo, de autocrítica, desde planteamientos reales sobre cuál es nuestra misión, cuáles son los valores que nos caracterizan y distinguen para finalmente ser capaces de proyectar una visión lúcida de dónde queremos estar, adónde queremos llegar y en qué queremos convertirnos en una natural evolución que saque lo mejor de nosotros mismos. Todo ello es la base sólida de cualquier planteamiento innovador y  acabará afectando al detalle de nuestro devenir diario como empresa; a las relaciones laborales, a la identidad e imagen de empresa, a los procesos de producción, a los procedimientos de revisión y control de calidad, a las técnicas empleadas y aplicadas, a nuestro manejo en los mercados, a la prospección en nuevos etc

Un nuevo modelo de negocio, el paradigma básico para empezar a aplicar la innovación, debe contemplar y no perder de vista nunca el valor que aportamos, en qué consiste lo que ofrecemos y el porqué de ese valor añadido que su compra le otorga a nuestros clientes. El nuevo modelo de negocio tampoco olvida a los clientes, favorece la escucha activa y el diálogo permanente con éstos no solo para conocer de cerca y de manera directa sus observaciones, necesidades o quejas sino también para descubrir en ellos nuevas necesidades que a su vez nos aporten luz a la hora de diversificar nuestra oferta por ejemplo. Nuevas y más eficaces soluciones a necesidades de siempre o soluciones y respuestas a necesidades emergentes que la escucha activa nos revela, esto también es aplicar la innovación en nuestra actividad. Sin duda el perfil de los clientes ha variado mucho en los últimos 20 años como ha cambiado la forma de comunicarnos con ellos y los soportes usados para tal fin. Innovar pasa por no vivir de espaldas a esta realidad y por ello ser capaces de encontrar nuevos canales de distribución y difusión para hacer llegar nuestra propuesta de valor.

Existen compañías, negocios y empresas que deciden apostar por innovar en áreas muy concretas pero sin duda son las de naturaleza tecnológica aquellas en las que encaja la apuesta por la innovación de forma recurrente por el continuo proceso de actualización y regeneración que emana de su propia actividad dónde los ámbitos de la investigación y el desarrollo han sido secularmente corazón y cerebro de la compañía con altas dosis de dedicación e inversión orientadas a estar siempre a la vanguardia en el mercado tratando así de hacer la oferta al mercado no solo la más atractiva sino también la más efectiva y en los casos de mayor éxito la única aunque sea por un tiempo limitado y mientras la competencia persigue de cerca la evolución y los avances alcanzados.

Empresas innovadoras que han sabido transformar su propio modelo de negocio yendo más lejos de lo que el modelo tradicional dictaba e incluso transgrediendo en un alarde de originalidad que no atenta contra la esencia de la propia actividad. Así hemos visto florecer y transformarse sectores tan tradicionales como la restauración y la gastronomía llegándose a considerar una verdadera industria con un gran poder económico y una gran presencia mediática…

Y en toda esta revolución en pos de la mejora e innovación no debemos olvidar el papel relevante de las Universidades que en materia de investigación y a través de los institutos y centros tecnológicos, prestan una más que útil colaboración a iniciativa de unos u otros, emprendedores, empresas o de las propios campus universitarios que de resultas reporta nuevos productos, productos exclusivos, productos que cumplen nuevos requisitos legales y normativas vigentes tanto jurídicas como de estándares de calidad…start-ups o spin-offs auspiciados desde los principales referentes del conocimiento, conocimiento que combinado con el talento y la originalidad conforman el embrión ideal para hacer realidad cualquier proyecto innovador.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0