Página principal | Especiales | Empresas | La Estrategia de Responsabilidad Empresarial

La Estrategia de Responsabilidad Empresarial

Por Ángela Medrano

Es cierto que en los últimos años se viene hablando mucho y muy extensamente sobre la Responsabilidad Social Corporativa, yo personalmente prefiero citarla como Responsabilidad Corporativa o Empresarial obviando intencionadamente la palabra social porque considero que delimita y confunde ya que las empresas son y deben ser responsables en todos sus ámbitos no solo el social. Lo son también en el económico y el medio-ambiental…y en todos aquellos en los que la Empresa genera impacto.
Muchos de mis amigos y compañeros empresarios se sorprenden al observar como de repente algo que de forma natural venían desarrollando, acabe siendo una tendencia de “moda” y en el peor de los casos una táctica y herramienta de marketing de lavado de imagen. Yo, aún admitiendo estar algo contaminada en lo que a este tema respecta y con ánimo siempre positivo diría que el momento actual en el que nos encontramos permite hablar de la RC o la RE como parte de una estrategia empresarial y de negocio necesaria y propia del momento socio-económico al que asistimos y que supone un punto de inflexión en la manera de entender y de hacer las cosas. RC no es filantropía ni buenismo, no es el patrocinio de las causas sociales o medioambientales, no es la transparencia económica exigida por Ley…
Implantar un modelo de negocio basado en la responsabilidad empresarial afecta a la organización interna de las Empresas, al corazón, al cerebro y al músculo de éstas. Exige de entrada una capacitada de reflexión, detenimiento y fijación de objetivos más allá de los puramente económicos que hagan de nuestras empresas no solo rentables negocios sino también inmejorables lugares para el desempeño profesional y la observancia en todo proceso de los parámetros de sostenibilidad y cuidado que no solo no ponga en peligro la supervivencia de la empresa sino también que cuide de los recursos humanos y materiales de los que dependemos para precisamente tener futuro.
Adoptar un modelo de negocio basado en indicadores RC supone adoptar una estrategia proactiva orientada a la excelencia y a su vez l a productividad contribuirá a una buena previsión y organización de respuestas, nos permite enfocar, centrar la hoja de ruta. Para centrar nuestra estrategia en materia de RSC debemos tener en cuenta varios aspectos y valorarlos de la manera más objetiva posible. Definir los aspectos que son críticos en nuestro sector, aquellos que pueden derivar en problemas, tanto por no ser resueltos como por no ser considerados…En este sentido es sumamente útil pararnos a analizar qué temas o asuntos no están siendo abordados por nuestros competidores. Su ausencia en ellos puede traducirse en una oportunidad para nosotros y por lo tanto para diferenciarnos cuantitativa y cualitativamente. En consecuencia es posible que encontremos aspectos en los cuáles ya destacamos o incluso somos líderes o por contra descubrir áreas en las que necesitamos mejorar si queremos posicionarnos bien en el mercado.
Y por supuesto medir, medir, medir para valorar y seguir gestionando para la mejora continua y comunicar los resultados, los buenos resultados, por qué no? debemos hacerlo bien y sin duda contarlo, Saber hacer y Hacer Saber.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00