REAL ZARAGOZA

Más que laterales

Más que laterales

 

Jorge Urriza

 

Tras la victoria del domingo frente al CD Numancia hemos encontrado la tranquilidad necesaria para poder hablar un poquito más de fútbol y menos de la clasificación.

 

Lalo Arantegui, director deportivo del club blanquillo, realizó una labor maravillosa durante el mercado de fichajes del pasado verano. Una de sus apuestas fue el entrenador, parte fundamental para que un buen equipo funcione. Natxo González no vino solo de Reus. El vitoriano se trajo consigo a sus dos laterales titulares del conjunto tarraconense, los cuales habían realizado una maravillosa temporada. Alberto Benito y Ángel Martínez fueron dos de los primeros en aterrizar en la capital del Ebro, y pronto darían muestra de por qué el entrenador los quería en su equipo. Junto con los canteranos Julián Delmás y Daniel Lasure, los laterales del conjunto blanquillo quedaban formados para la siguiente temporada desde el comienzo del mercado estival.

 

Tras varias temporadas en los que esta posición ha suscitado grandes dudas parece que este año se ha encontrado la estabilidad. El Real Zaragoza tiene en su plantilla un conjunto de laterales rápidos, que van bien al suelo y no generan dudas cuando son encarados por el rival. Pero, ser lateral en un equipo entrenado por Natxo González va más allá de defender bien e incluso más allá también de saber cuándo incorporarse.

 

Resulta indiferente hablar de Alain, Delmás, Ángel o Benito. Todos ellos promedian más de treinta pases con un alto porcentaje de acierto. Profundizando más en el estudio y si se observan los mapas de calor vemos como estos jugadores se desplazan de arriba abajo complementando sus puntos de fogosidad en diferentes parcelas del campo entre el perfil izquierdo y el derecho.

 

Llegados a este punto, aparece la mano del entrenador. El vitoriano es innegablemente el encargado de acompasar las subidas de sus laterales. Centrándonos en el último encuentro, se puede apreciar como Delmás ejercía labores de apoyo mientras que Alaín ejercía una faceta diferente, demostrando mayor llegada. Así contado parece fácil, como jugar al Football Manager, pero es evidente que todo esto es obra de Natxo.

 

Si nos centramos en la presumible pareja titular, el trabajo del vitoriano sobre sus laterales está más definido. A la hora de atacar, ambos se encuentran casi siempre en línea de medios, dispuestos a ofrecer el apoyo y a asumir responsabilidad con la pelota. Si los mediocentros están presionados y sin posibilidad de progresión, siempre encontrarán en una banda, o en la otra, la manera de desahogar el balón. Una vez que el esférico llega a la banda otean el horizonte buscando la mejor opción bien hacía arriba, o bien filtrando un pase de nuevo al medio. De esta manera, el Zaragoza no pierde balón a la vez que no se ve obligado a retrasar siempre hasta la posición de centrales. Cuando se consigue progresar hasta zona de tres cuartos, es Alberto Benito el que posee mayor libertad y desparpajo para incorporarse por banda, mientras que Ángel viene ofreciendo mayores soluciones en el apoyo.

 

Durante esta temporada hasta cinco jugadores que han ocupado esta demarcación siendo Javi Ros el último en hacerlo. El de Tudela no realizó una actuación tan prometedora como la de sus compañeros, pero es natural pues suele ocupar la posición de mediocentro. Además, el canterano Daniel Lasure todavía no ha debutado, por lo que podemos estar seguros de que este año el puesto de lateral va a estar muy competido.

 

 

Por todo esto, podemos apreciar la importancia de esta demarcación en los equipos de Natxo González. El buen estado de forma de los jugadores que desempeñan esta difícil tarea marcará el devenir de muchos partidos. Gran parte de la efectividad en la elaboración del juego pasa por ellos, además de Eguaras, pero del navarro hablaremos otro día.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0