REAL ZARAGOZA- OPINION - JAVIER URRIZA

En la medianía...

FOTO LFP.ES FOTO LFP.ES

 

Volvía a la Romareda el antiguo equipo de Natxo González. El técnico vitoriano se enfrentaba a sí mismo por partida doble. Por un lado, por el sello que todavía mantiene el Reus, y por otro, por devolver a su equipo a las sensaciones de hace un mes y a la senda de los tres puntos.

Nada mejor para recuperar el buen juego que poner a Eguaras en el campo. Y la verdad es que el navarro sin hacer grandes actuaciones mejora la circulación de balón de manera brillante. Si además, le rodeas de peloteros como Ángel, Febas, Verdasca y Papu, el navarro se siente muy cómodo.

Otra novedad fue la presencia del georgiano Papunashvili en el once inicial. Tras ser convocado con su selección nacional pudo disfrutar de la confianza de Natxo. El ‘19’ se fue diluyendo conforme iban pasando los minutos. De sus actuaciones se pudieron sacar tres conclusiones que no por sabidas dejan de ser importantes: El georgiano atesora una calidad superior a la media de la categoría, pero le cuesta entender el juego combinativo con el resto del equipo. Además, es zurdo cerrado.

Por último, Natxo González dibujo en el campo la formación más clara de toda la temporada. Un 4-4-2 de libro con Vinicius acompañando al gallego Borja Iglesias que firmó un gran partido. Por su parte, el brasileño cuajó una gran actuación, sobre todo de espaldas, aguantando, descargando el balón y asociándose con sus compañeros. Debe repetir titularidad, acierto del técnico vitoriano.

En lo colectivo, el Real Zaragoza tuvo el balón con dominio a tramos y realizó un total de 27 tiros, ocho de ellos a puerta lo que confirmó algo que ya sabíamos: Edgar Badía es un gran portero. Se mostró bastante seguro hasta los compases finales donde el Real Zaragoza se volcó y el Reus tuvo alguna opción de marcar.

Con todo esto, los aficionados blanquillos se volvieron a casa una vez más sin conseguir la victoria en su estadio. Sin volver a sumar los tres puntos. Desanimados y divididos ante las aspiraciones de este equipo. Descenso, permanencia, playoff o o la clasificación no importa y se va más allá de la clasificación. Es cierto, cuesta olvidarse del escudo que lucimos en el pecho, pero esta plantilla merece ser analizada como un ente aparte. ¿A qué aspira este equipo?

Sí, todas las repuestas son válidas. Hemos visto de todo en Segunda División. Plantillas buenas y malas subiendo y bajando. Pero más allá de la creación de un bloque sólido y con recorrido, dónde acabará este Real Zaragoza. Se puede ver un buen Zaragoza; estos jugadores tienen entre sus cualidades un gran toque de balón, o al menos la mayoría de ellos. El pasado sábado, volvimos a ver un gran fútbol por parte de los jugadores de blanquillos y es el clavo ardiendo al que se agarra gran parte de la afición. Esas “cositas” que hace Febas que te levantan de la silla o las inteligentísimas acciones de Borja Iglesias, a eso nos agarramos

Por otro lado, tenemos al otro Zaragoza. El equipo blanquillo se muestra en muchos encuentros como un conjunto vulnerable, se atasca con el balón y le cuesta llegar al área rival. Sin olvidar las jugadas a balón parado en contra. Está claro: se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío. La zona peligrosa de las Segunda División es nuestro sitio, dos buenos partidos y te metes en playoff o dos partidos malos y el descenso empieza a generar dudas en todos los estamentos del club. Los puntos, más que el juego, marcará el devenir de esta campaña.

Este va ser nuestro año, año de rachas. De grandes alegrías y seguro que también de grandes bochornos. Sin olvidar, como venimos diciendo, que la formación de un bloque para la temporada que viene es esencial. Sigamos teniendo paciencia, animemos y confiemos en que la balanza se decantará más veces de nuestro lado que del opuesto.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00