Página principal | Especiales | Tecnología | 2012: Año Turing en Zaragoza

2012: Año Turing en Zaragoza

Para actividades hoy día tan cotidianas como abrir una cuenta de correo electrónico cada vez es más frecuente que se nos pida que tecleemos el código que aparece en una imagen distorsionada. Estas imágenes reciben el nombre de CAPTCHA (Completely Automated Public Turing test to Tell Computers and Humans Apart /Test de Turing público y automático para diferenciar a máquinas y humanos) y con ellas se busca distinguir si es una persona o un programa informático el que parece interesado en realizar tal gestión. No es una comprobación cualquiera: normalmente estos programas son parte de estrategias de envío indiscriminado de correos basura y están diseñados para rastrear direcciones desde las que poder hacer publicidad masiva. Algo tan simple como pedirles que reconozcan un texto deformado puede ser suficiente para bloquear su voracidad.

¿Por qué se conoce este método como el Test de Turing? Toma su nombre de un matemático británico, Alan Mathison Turing, para el que una de sus principales inquietudes fue responder a la pregunta “¿Cómo saber si es inteligente una máquina?” Según el científico, una máquina no merecería ser llamada así si somos capaces de concebir un desafío que no pueda superar el artefacto pero sí un ser humano. Hasta ahora, nadie ha logrado encontrar un modo en que un dispositivo artificial pueda engañarnos. En nuestro ejemplo inicial, reconocer un texto distorsionado es suficiente para filtrar quién es inteligente y quién no.

Pero la huella de Turing quedó impresa en ámbitos de lo más variopinto. Su principal aportación sentó las bases de la informática teórica. Con gran intuición matemática determinó dónde estaban los límites de lo que podría ser “computable” por un ordenador. Las contribuciones que su trabajo ha tenido en biología son igualmente destacables. ¿Por qué las cebras son rayadas y los tigres moteados? Turing avanzó una teoría para explicar la formación de patrones en la pigmentación en la piel de un animal, y de paso, sentó las bases de la teoría de la morfogénesis, que explica la evolución de diversas estructuras en el desarrollo del embrión, como por ejemplo la ramificación del sistema circulatorio. Turing es considerado, además, como un héroe de la II Guerra Mundial por sus observaciones y participación en el trabajo que permitió desencriptar mensajes secretos alemanes y que ayudó en la victoria de los aliados.

Elvira Mayordomo y Manuel G. Bedia, profesores del Departamento de Informática e Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Zaragoza, coordinarán desde esta ciudad, y a lo largo de 2012, una serie de eventos relacionados con la figura de Alan Turing.

“Las aportaciones de Alan Turing a la teoría de la computabilidad han sido trascendentales”, asegura Mayordomo. Organizadora de parte de las actividades del “Año Turing” en el prestigioso “Instituto Isaac Newton” de Cambridge, la investigadora destaca “el contraste entre la enorme importancia que a nivel internacional se le están dando a estas celebraciones y el poco interés que ha despertado en España”.

Manuel G. Bedia y Francisco Serón, del grupo GIGA, son los responsables en Zaragoza de la “Red Temática de Ciencias Cognitivas” (ReteCog.net), que organizará en Noviembre de 2012 un evento científico sobre interacción inteligente. Esta red tiene como misión impulsar el estudio interdisciplinar en el ámbito de los sistemas cognitivos. Bedia afirma: “queremos aprovechar la asistencia a Zaragoza de expertos en Ciencias Cognitivas para reflexionar sobre las aportaciones de Turing en su concepción de la inteligencia y para revisar su famoso test”.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0