Página principal | Especiales | toros | Parlade o Parlanada

Parlade o Parlanada

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

 

Hasta diez astados saltaron al ruedo en el festejo de ayer, perdón ,de festejo no tuvo nada, mejor vergonzante espectáculo indigno de una plaza, una ciudad y una Feria de primera. En mi opinión se precipito el presidente en la devolución de los dos primeros toros. Debió dejarlos mas tiempo en el ruedo para ver su evolución, correcto en los otros descastados e inválidos toros. En mas de una ocasión un toro ha ido a mas o se recupera llegando dignamente al tercio final Presionaron los de siempre, los que van a los toros mas a criticar que a divertirse, mas a ser jueces que espectadores, como mesías de una Fiesta que no los necesita para nada. Bien haría el usía en pasar de ellos y pensar un poco mas en los demás.

Flaco favor le hizo al empresario, que tuvo que pagar cuatro sobreros, les recuerdo que su obligacion es disponer de tan solo dos, el resto son gracia o regalo de la empresa Flaco favor al público que soporto la salida hasta en cuatro ocasiones de los mostrencos, que no mansos, incapaces de recoger al toro y encaminarlo a los corrales. El reglamento esta para cumplirlo, también para saberlo interpretar, tener cierta flexibilidad, no es síntoma de debilidad, sino todo lo contrario.

Tras este arranque de crónica, pueden imaginarse el resto. Ganas de que acabase el suplicio cuanto antes, para todos, espectadores y toreros, ni a unos ni a otros les complacía lo que estaba ocurriendo, unos porque esperaban disfrutar de una buena tarde de toros, los protagonistas porque estaban deseando darla, torear a gusto es lo mas grande para un torero.

El Cid resolvió como pudo el problema. Lo mejor lo realizo con el capote en ambos toros, en su primero unos cuantos derechazos y punto final. Su segundo tuvo un buen pitón izquierdo, lo aprovecho para un par de series buenas, aunque despegadas y ante la sosería del bicho, busco el cuadrarlo y lo pasaporto rápido.

Perera salió hasta la montera de recibir astados para nada, tuvo el peor lote, que ya es decir con lo que salió por chiqueros. Me siento incapaz de juzgar al diestro con lo que tuvo enfrente. Tuvo que ejercer de mantenedor para que los toros no se fueran abajo, con lo que torear resultaba imposible, cariacontecido despeno los regalitos y se marcho cabizbajo de la plaza.

Luque disfruto de lo mejor, dentro de lo peor. Pechó con los mejores del encierro y los aprovecho. Entendió lo poco que había para entender en ambos astados, aprovecho lo poco que tenían y el público le correspondió con cariño, era la única luz ante tanta oscuridad. Ovacionado en su primero consiguió una oreja en su segundo. Tras torearlo con templanza y matar bien.

Dos puntualizaciones para terminar. El albero de La Misericordia, da la impresión por las caídas de toreros y toros, que no esta en las mejores condiciones. ayer algún astado perdió manos por pisar mal. Señores espadas me reitero en lo dicho en anteriores crónicas, no se pasen de faena, deslucen lo realizado con anterioridad, tardan en cuadrar al toro, ya muy descompuesto, oyen uno o dos avisos, para mi tiene importancia saber medir los tiempos, la brillantez de la faena no la da, la largura, sino la profundidad, el temple y el arte con que se ha realizado. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0