Página principal | Firmas | Antonio Mastral | ¿Qué pasa con Montesquieu?

¿Qué pasa con Montesquieu?

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Recién llegado de vacaciones me encuentro con la polémica desatada en nuestra comunidad por el deseo del señor Biel de presidir la Comisión mixta de transferencias o como quiera que se llame, que, por lo visto es un puesto que debería ser ocupado por un miembro del ejecutivo y que ahora seria ostentado, detentado si la critica es acertada, por el Presidente de las Cortes Aragonesas, máximo representante del poder legislativo y esto ha encendido las criticas de los partidos de la oposición, invocando que de esta manera se acaba con la separación de poderes y que no es correcto que el representante del legislativo ocupe un puesto de carácter ejecutivo. Hasta aquí los hechos si yo los he entendido bien.
No me interesa el aspecto jurídico de la cuestión pues seguramente será posible encontrar argumentos legales en uno y otro sentido, para eso estamos los abogados y en última instancia los jueces. Me parece más divertido analizar las diferentes posturas que mantienen las partes.
Me parece gracioso cuando veo que el partido socialista invoca a Montesquieu o la teoría de la separación de poderes, olvidando que un correligionario harto conocido como el señor Guerra, lo declaró fallecido hace algunos años, cuando decidieron acabar con la independencia del poder judicial, pero vamos, que si hay que resucitarlo porque ahora interesa, pues se le resucita como a un nuevo Lázaro.
Todos en general resultan hipócritas hasta el cansancio, pues nos hablan de la separación de poderes como si ello fuera real. El día que yo vea a un cuerpo legislativo actuando de forma independiente del ejecutivo al que apoya y no votando como un solo hombre, a la voz de “ar” del correspondiente sargento indicador del sentido del voto, empezaré a reconsiderar el asunto de la separación de poderes, pero para eso habría que cambiar algunas cosas como las listas cerradas, la disciplina de partido, su burocracia, etc.
Mas divertida me parece la postura del señor Biel. Yo creo que el hombre cansado de las continuas tensiones internas de su partido, parece que ha decidido, en esta nueva etapa, convertirse en el único centro de poder y decisión del PAR y así acabamos con esa historia de repartir puestos y poder para que luego se acabe volviendo contra él.
Como un nuevo Juan Palomo, todo tiene que pasar por su mano, así, toda su gente o al menos la que tiene aspiración de colocarse sabe quien es el que manda y a quien le deben el puesto, no vaya a suceder como en la legislatura pasada, que había fidelidades divididas en función de quien te había colocado en el sillón y luego todo eran luchas intestinas.
El objetivo del señor Biel parece claro, si alguien consigue algo, ese alguien va a ser él y para ello la presidencia de la dichosa Comisión mixta parece perfecta para quien ha decidido que su partido no va ha tener consejeros que puedan hacerle la minima sombra colocando gente. Eso lo puede hacer él solo, indicando al PP quien va ocupar las Direcciones Generales negociadas y resto de puestos pactados.
Sabe que el puesto de presidente de las Cortes es un puesto de mucho adorno pero de escaso peso y rentabilidad política, como se ha venido demostrando en el pasado, mientras que presidiendo la Comisión, siempre se apuntará el tanto. Cualquier transferencia conseguida lo habrá sido gracias a su omnipresencia.
Vamos, que Aragón no existirá sin él. Como Teruel
Muy hábil. Y si para poder presidir la Comisión de marras, el Reglamento de la Cámara representa algún problema, pues se cambia y en paz, que no será la primera vez.
Y la señora Rudi dejando hacer, por lo menos hasta después del 20 de Noviembre, no sea que algún altercado empeore los resultados previstos para las generales. No olvidemos que si el señor Biel preside la Comisión es porque ella esta de acuerdo, además, para discutir con Madrid mejor que lo haga alguien de fuera del PP y que es necesario para tener un gobierno tranquilo y sin sobresaltos. Menos lios.
Así que ya ven ustedes, lo de Montesquieu es solo un toque de intelectualidad de nuestros políticos, pero en realidad el pobre hombre no tiene nada que ver con esta historia.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0