Página principal | Firmas | Antonio Mastral | Montoro "dixit"

Montoro "dixit"

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Anda revuelta la peña con la última ocurrencia, dicen, del señor Montoro

Pues yo creo que, sin entrar en tecnicismos, nuestro actual Ministro de Hacienda, merece alguna lanza rota en su favor.

Lo que viene a decir es que no hay ninguna razón para que a los gestores de la cosa publica se les aplique un rasero diferente que a los gestores de la cosa privada. Y yo estoy de acuerdo.

No se trata de hacer nuevas leyes, se trata de aplicar a los gestores políticos los mismos preceptos que, hoy mismo, se pueden aplicar a los administradores de los negocios y empresas privadas.

Se debería poder pedir responsabilidad personal por toda gestión que, a sabiendas, redunda en perjuicio de un proveedor, un trabajador o un cliente de esa gran empresa que es la Administración Publica en cualquiera de sus variantes y sus denominaciones y aquí, aunque no sea exacto, incluyo a las Cajas de Ahorros.

No me sirve el argumento que se ha esgrimido de que un político solo responde antes sus electores, da la casualidad que los electores somos además clientes, proveedores o trabajadores de la cosa publica, luego no veo la diferencia.

Y esta facultad, legitimación, para pedir responsabilidades debería poder ser empleada por cualquiera que se considere perjudicado por las actuaciones del Administrador o Gestor publico. Si la iniciación del procedimiento queda solo en manos de la Administración, no hemos hecho nada. Ya saben que entre bomberos no suelen pisarse la manga.

Como sucede en la empresa privada la primera responsabilidad consiste en que el gestor pernicioso, responda con su patrimonio personal del daño conscientemente causado. Las consecuencias penales vendrían después.

¿Por qué un gestor publico no debe ser responsable de las consecuencias de sus impagos que han ocasionado tantas desapariciones de empresas y de los empleos que las mismas suponían?

Además, las Administraciones Publicas tienen unos presupuestos de ingresos más fáciles de predecir que la iniciativa privada por lo que el riego de error es menor. En última instancia tienen la facultad de regular, subir, impuestos y resto de gabelas que, ademas, es lo que hacen, con lo que ajustar los gastos no parece tan difícil. La empresa privada no tiene esa facilidad, si le caen las ventas, no tiene mas remedio que ajustar los gastos, no puede facturar por decreto.

En resumen, que a mi me parece magnifico que en este país empecemos a intentar ser todos algo mas iguales y que las mismas normas aplicables al sector privado se apliquen al sector publico.

Una ultima idea le regalo al señor Montoro, si una administración publica incumple sus compromisos de pago con sus proveedores o trabajadores, la primera partida a dejar de pagar debería ser la de las nominas de sus dirigentes. Y cuando cobren los proveedores, que cobren ellos. Con intereses.  

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0