Página principal | Firmas | Antonio Mastral | Estados de ánimo

Estados de ánimo

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Hoy me he despertado de mal gas. Estoy hasta el gorro. Estoy que fumo en pipa.

Lo tengo decidido.

Voy a dejar de leer periódicos y de escuchar la radio, por lo menos en una temporada.

Y en la tele solo voy a ver películas.

Me tienen hasta las narices y estoy cansado de desayunarme cada día con las mismas noticias. No es que los medios de comunicación tengan la culpa, pero son el mensajero y ya se sabe lo que le pasa al mensajero de las malas noticias.

Así que no esperen que escriba ni sobre la reforma laboral, ni sobre el déficit, la deuda, los recortes, los políticos y resto de desgracias con que nos despertamos cada día.

De paso me ahorraré saber de más casos de corrupción, ERES, guindes, subvenciones y otros latrocinios que me ponen de mal café.
He decidido seguir la táctica del avestruz. Hasta que escampe. Total yo no puedo hacer nada por solucionarlo y si no puedes hacer nada, para que darte un berrinche.

Esto si, juro, que al primer fulano que me pregunte si quiero la factura con IVA o sin IVA, no solo le anulo el pedido sino que además le denuncio a la Agencia Tributaria por que es uno de los miles de culpables de la economía sumergida.

Y si me entero que en el bar donde tomo café tienen algún parado haciendo de camarero, van a la inspección de trabajo los dos, el patrón y el parado, estoy cansado que se beneficien de mis impuestos a costa mía y resto de pardillos como yo.

Desde este momento niego credibilidad a cualquier político que para ejercer un cargo publico tengan que rodearse de asesores, personal de confianza y demás vividores del erario publico, si los quieren tener, que los paguen de su sueldo. Que aprovechen a los funcionarios que para eso están y les pagamos.

Dejo de creer en la necesidad de cualquier empresa publica que tenga perdidas. Si tiene perdidas que las paguen a prorrata los sectores beneficiados con su actividad o los administradores o si no que las cierren. Que ya vale de cachondeo.
Que el dinero si que es de alguien, es nuestro, nos lo sacan del bolsillo con impuestos, tasas, gabelas. Y con amenazas si no los pagas.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0