Página principal | Firmas | Chesús Yuste | Feliz Año Nuevo (si queremos)

Feliz Año Nuevo (si queremos)

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Chesús Yuste
Diputado de CHA (La Izquierda de Aragón) en el Congreso de los Diputados

2012 se asoma por la puerta con muy mala cara. Llega dolorido nada más nacer, con el impacto en las costillas del primer Real Decreto-Ley del Gobierno Rajoy, que consagra los primeros recortes presupuestarios. Y esperando recibir nuevos golpes, aún más dolorosos, en marzo tras las elecciones andaluzas. Llega con la certeza de que la economía española seguirá retrocediendo (al menos durante el primer semestre, nos dicen como consuelo) y que, en consecuencia, seguirá incrementándose la cola del paro. El Año Nuevo nace deprimido, consciente de que las recetas económicas que inició Zapatero y prolonga Rajoy con más fe y virulencia, marcadas por la obsesión de reducir el déficit, no se sabe si contentarán a esa mafia de especuladores que controla los mercados y quita y pone gobiernos sin pasar por las urnas, pero lo que es seguro es que no contribuirán precisamente a dinamizar la actividad económica y a generar empleo. Recortar el gasto como única opción está devolviendo a Europa al camino de la recesión, no al del crecimiento.
El Año Nuevo llega golpeado por la congelación del salario mínimo (como si 641 euros, fuera un sueldo mensual decente). Llega engañado por la insuficiente y apenas cosmética actualización de las pensiones. Llega acuciado por los embargos y los desahucios, atrapado por las hipotecas abusivas, perseguido por los expedientes de regulación de empleo, ahogado por la falta de liquidez y de crédito bancario… Llega con la amenaza de diversas formas de copago sanitario (repago en realidad, pues la sanidad pública ya la pagamos todos vía impuestas). Llega con una nueva reforma laboral bajo el brazo como regalo de Reyes a la CEOE, para eliminar los convenios colectivos y dejar a los trabajadores a expensas de las empresas, que impondrán rebajas salariales y de condiciones de trabajo. Y este Año Nuevo llega con tanto miedo que seguro que termina por aceptar cualquier sacrificio que se le exija.
Y cuando el Año Nuevo se asoma a Aragón, trae las manos vacías, sin inversiones que acaben de vertebrar nuestro territorio, ni transfronterizas ni metropolitanas, o corrijan los tramos más negros de nuestras carreteras. 2012 viene escéptico, consciente de que soplan vientos borrascosos y centrípetos desde Madrid y que las expectativas para el desarrollo de nuestro autogobierno no están en la agenda del nuevo inquilino monclovita.
Con la que está cayendo, no tengo cuerpo para desearos un Feliz Año Nuevo. Además, bisiesto, ¡qué mal fario! Y encima, año Par, ¡lo que faltaba! Pero alguien dijo que el futuro es parcialmente inventable y que, en parte, lo que suceda depende de nosotros. En parte. Algo de eso hemos aprendido este año pasado en nuestras plazas y calles. Unos amigos, Jota y Marisa, me han enviado una peculiar felicitación navideña, con la acampada del 15-M en la Plaza del Pilar como escenario y algunas frases surgidas en los debates asamblearios como mensaje de Año Nuevo: «Deja de pensar qué puede pasar. Haz que pase ya.» «Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.» «Podemos… Si queremos.» «Si nosotros no despertamos, no puede amanecer.» Pues eso, sin engañarse con lo que viene, pero activos para intentar hacerle frente. Con dignidad y con esperanza: Feliz Año Nuevo (si queremos).

 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00