Página principal | Firmas | Enrique Cebri | Sobre Fernando Sanmartín

Sobre Fernando Sanmartín

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Por Enrique Cebrián Zazurca

Zaragoza es una ciudad de secretos. Uno va paseando por sus calles y se ve sorprendido por la belleza doméstica de un rincón en el que no había reparado. Es una sensación que ocurre a veces en la propia casa, cuando te sientas en un lugar que no es el de costumbre o cuando te detienes a observar ese cuadro colgado en la pared que tantas veces has visto, pero que tan pocas has mirado. La belleza del sol golpeando las fachadas de un barrio que no sueles visitar. Zaragoza es una ciudad de secretos, pero algunos de los secretos más interesantes que encierra Zaragoza tienen forma de seres humanos. Habitantes de una urbe que los acoge, auténticas joyas escondidas, señores que pasean por las calles como si fuesen un ciudadano más –como tú o como yo–, pero que son un tesoro que hay que desenterrar.
Uno de esos secretos se llama Fernando Sanmartín. A su paso, los padres del brazo de sus hijos deberían decirles: “Mirad, ahí va un poeta”. Es evidente que FS, si es un secreto, es –tal y como corresponde a su oficio– un secreto a voces. Pero sigue siendo, como tantos otros, un secreto sin más para muchos de sus conciudadanos. Y eso es algo intolerable. Si usted busca un buen libro que leer, déjese de esas basuras de autoayuda y déjese ayudar por un verso de Sanmartín. Si usted está harto de que los modelos sociales de hoy sean eso que se empeñan en llamar “emprendedores” (yo aún no me he podido enterar de qué diablos es eso), fíjese en un ciudadano que de verdad ha emprendido batallas valiosas, de las que ha salido triunfante.
El escritor Fernando Sanmartín acaba de publicar un nuevo poemario –“El llanto de los boxeadores”–, en la sevillana Ediciones de La Isla de Siltolá. Lean sus versos introspectivos, reflexivos, delicados, con una sencillez solo aparente que esconde muchos años y muchas horas de oficio. Lean las palabras de un hombre que se busca en los hombres que fue. Comprueben lo que puede dar de sí, lo que puede durar en el interior de uno, un breve libro de poemas.
Aprenderán, sentirán y saldrán mejores después de su lectura. Y esperarán ansiosos el día de este mes de marzo en el que salga a la venta su primera novela –“Te veo triste”–, en la editorial Xordica.
Odio dar consejos, pero hoy tenía que hacerlo.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00