Página principal | Firmas | Juan Luis Salda

Juan Luis Salda

May

23

2011

0
Comentarios

Independiente o comercial

Por Juan Luis Saldaña

Independiente es alguien con talento que canta como una rata. Comercial es alguien sin talento que canta bien. El primero tiene poca promoción, público escaso y exigente y una pinta retorcida y actualizada al minuto. El segundo tiene un público numeroso e inconsciente, mucha promoción y la pinta que la moda exige en cada momento. Ahora, los comerciales se llaman ‘mainstream’ y los independientes ‘outsiders’, pero son los mismos de siempre. Ambos  mundos están conectados de formas volubles y caprichosas. Si un independiente se convierte en comercial, su antiguo público lo abandona y busca sustitutos. Si le va bien el intento, tendrá recursos para vivir con holgura el resto de sus días. Si le va mal, deberá volver al redil con las orejas gachas o con un disfraz convincente. En cambio, cuando un ‘mainstream’ quiere pasarse al terreno de lo ‘outsider’ debe tener cuidado. Puede convertirse en un engendro del que la gente se ría o puede alcanzar la dignidad y el respeto del exigente público independiente si tiene el ingenio suficiente. Quizá todo este problema se deba más al tipo de público que al tipo de artista. Pienso en los Ayuntamientos aragoneses y en la candidatura de Zaragoza a

Mar

05

2011

1
Comentarios

El Caracol

Si el Caracol estuviera en Nueva York sería moderno, pero está en Zaragoza y es decadente. El Centro Comercial Independencia el Caracol es un lugar mágico, un agujero espacio-temporal al que no prestamos la atención que merece. En esta ciudad de viento zumbador, si eres centro comercial, sobrevives y si eres pasaje, mueres. El Caracol grita “soy centro comercial” para sobrevivir al olvido y al abandono, pero algunos lo perciben ya como triste pasaje. Sin embargo, el Caracol es vida. El Caracol es Zaragoza. Es caca de paloma en la claraboya, es incapacidad de defender lo nuestro y también es reflejo de la costumbre de acabar las cosas con adornos cutres. El Caracol sobrevive porque se ha especializado. Tiendas de ropa con tallas grandes, curiosos establecimientos en los que te piratean la consola o venden muñecos a obesos coleccionistas. El Caracol tiene la triste virtud de producir nostalgia más que entusiasmo. Tiene pasillos que no conducen a ningún sitio y otros que demuestran que Zaragoza no es tan plana como uno se cree. Uno se sorprende al darse cuenta de que la calle Cádiz queda dos pisos por debajo de Independencia cuando, si lo haces caminando, parecen estar a la

Ene

24

2011

0
Comentarios

Tertulia de mujeres

Ya vale de tertulias de mujeres. Algunos medios de comunicación siguen con el cuento. No debería haber  tertulias de hombres ni de mujeres. Hay tertulias buenas y malas, aburridas o interesantes, pero no el rollo que siguen dando algunas cadenas. “Hoy, hablamos con nuestras chicas”. Creo que ha llegado el momento de la normalidad. Basta ya de cine realizado por mujeres. Queremos cine bueno. Basta ya de antologías de escritoras. Queremos buenos textos. Nos da igual que los autores sean hombres o mujeres. Queremos calidad, humanidad, interés, criterio, comunicación. Si lo ofrece un hombre, bien y si lo da una mujer, también. Somos personas. Igualdad es eso. Fernández de la Vega, Otero, Rudi, Almunia… Son cuatro nombres que me vienen a la cabeza. Son, en primer lugar, gente competente. Además, son mujeres. Pero no importa esto último, sino lo primero. Ser mujer no puede ser un “valor añadido”. Es algo más importante: un punto de partida. Las tertulias de mujeres, el cine de mujeres, el lenguaje retorcido para agradar teóricamente a las mujeres y todo el movimiento que busca la igualdad entre el hombre y la mujer acaba cayendo en un error básico: separar lo que debería estar unido.

Dic

06

2010

0
Comentarios

Saltos sin red

Por Juan Luis Saldaña

Leo en una nota de prensa: “El Vicepresidente apuesta por las redes sociales como canal de participación ciudadana”. Mucha teoría de la red y poca práctica. Los que teorizan tienen poco que perder y los que se matan a golpe de ratón y clic, los que de verdad saben algo de redes trabajan y hacen sus saltos mortales sin red. Se acercan las elecciones y los políticos preparan sus discursos sobre los canales de comunicación. Pronto asistiremos a presentaciones de páginas web destinadas a durar tres meses y pasar el resto de su vida entre telas de araña digitales. Todos sabemos que el vicepresidente tiene a dos personas dándole todo el día al twitter. No lo hacen mal, la verdad y, de vez en cuando, habla Biel de verdad. ¿Tecleará él o dictará los contenidos? Qué buena pregunta. Por lo menos, es algo y se agradece.

Está claro que los políticos de Aragón que utilizan con sentido y de verdad el mundo de los blogs y las redes sociales se pueden contar con los dedos de una mano. Algunos de ellos, colaboran, por cierto, en este medio. Está claro que a ellos no se les va a llenar la boca

Nov

03

2010

0
Comentarios

Yo espero.

 

Yo espero. Yo busco. Recibo a los que esperan y buscan como recibo a los desesperados: con atención y buena educación. Practico la hospitalidad en la medida de mis posibilidades. Respeto a las personas que se hacen preguntas importantes todos los días. Escucho a los que piensan que el ser humano es algo más que un animal. Escucho a los que fomentan la esperanza y a los que tratan de difundir la libertad y el amor, aunque lo hagan fatal. La desesperanza no conduce a ningún sitio. Tiene una estética atractiva, algunos valores importantes y un montón de genios a los que no dejaré de escuchar. Pero nos moriremos y algo dentro de nosotros nos pregunta: ¿y después qué?  Nos están engañando desde hace tiempo. Vivimos en el siglo XXI. Nadie nos obliga a nada. Religión por aquí, política por allá. Ninguna religión puede ser el enemigo ni el culpable de nada si usamos la libertad con valentía. Los musulmanes no son terroristas. Los católicos no son los culpables del SIDA en África, ni unos pederastas. Los budistas no están en la parra. Los juicios superficiales no aportan nada. No suponen ningún avance. Hay que profundizar, estudiar, experimentar, conocer

1 2 next total: 6 | mostrando: 1 - 5