Página principal | Firmas | Ramon Moreno | La lluvia fina catalana

La lluvia fina catalana

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Pasan los años pero no pasan los sin sentidos. La Diada es una jornada festiva de todos los catalanes. Esto es lo que tenía que haber sido la celebración del pasado día 11. Pero no ha sido así. La Generalitat, su Gobierno, su Presidente y demás elementos (porque no sé como llamarlos y con todo el respeto que me merecen) independentistas, han apostado por la división de los catalanes y no por aunar a todos, respetando lo que cada uno piense.

La riqueza de Cataluña está en la pluralidad, como valor que ellos mismos siempre habían reconocido, y su principal problema es la crisis económica, el empleo y la deuda, y ésta y no otra es la realidad.

Es verdad que a la manifestación de Barcelona acudió un gran número de personas, pero es mucho mayor el número de catalanes que no asistió porque no comparten el objetivo separatista y esto no se puede ocultar porque no le interese al Gobierno catalán o a los partidos políticos allí representados.
Hay que dejar claro y que el Partido Popular, sus líderes, sus cargos públicos, sus afiliados y simpatizantes representan también a los catalanes que no están inmersos en aventuras independentistas. Y por ello siempre, desde nuestras siglas hemos representado a la Cataluña que se siente catalana y española, que tiene como referentes la Constitución y el Estatuto, que siente la senyera como su bandera, pero también siente España y sus símbolos como propios.
Hay que decir muy claramente que el independentismo no es la opción mayoritaria de los catalanes, por mucho que el Gobierno de CiU quiera convencernos de ello. No sólo es un buen catalán el que ha asistido a la manifestación, faltaría más!!!
Nuestra responsabilidad debe pasar y estoy seguro que en ello estamos, por evitar por todos los medios la fractura social, económica e institucional, porque la imagen de Cataluña que se traslada a Europa y al mundo no es la más positiva para los intereses de los españoles ni de los catalanes.

En estos momentos hace falta mucha sensatez, sentido común, responsabilidad y la unidad de todos para salir de la crisis. El Gobierno de CiU, apoyado por el famoso tripartito (que dejó a Cataluña en la miseria) y otros satélites que sin esta bandera no se representarían ni a ellos mismos, más una casta empresarial más motivada por otros objetivos económicos que no políticos está emprendiendo un camino peligroso, generando expectativas a las que no podrá dar respuesta.

Cuando el día 20 se reúnan el presidente del Gobierno y el presidente de la Generalitat, Mas debería saber que lo hará representando a todos los catalanes, no en nombre de los que quieren la independencia.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

1.00