Página principal | Mediodía | Zaragoza organiza más de 1.000 metros cuadrados de exposición con figuras de papiroflexia

Zaragoza organiza más de 1.000 metros cuadrados de exposición con figuras de papiroflexia

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
El consejero de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Jerónimo Blasco, ha presentado la exposición. FOTO: DANIEL MARCOS El consejero de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Jerónimo Blasco, ha presentado la exposición. FOTO: DANIEL MARCOS

La Escuela-Museo de Origami de Zaragoza abrirá sus puertas, si todo va bien, el próximo mes de octubre. La ciudad se convertirá, de esta forma, en la capital europea del arte japonés de la papiroflexia. De momento, como aperitivo, el Centro de Historias ha reunido, en una exposición de mil metros cuadrados titulada “La magia del papel”, algunas de las piezas más significativas del papiroflecta Éric Joisel y de los creadores de la técnica del arrugado, el grupo francés Crimp.

“Lo esencial es sentir placer y, si es posible, darlo a otros”. Con esta afirmación, el francés Éric Joisel, uno de los más grandes papiroflectas de la hisoria, zanjaba siempre el debate sobre si el origami era o no un arte. El Grupo Zaragozano de Papiroflexia, el más antiguo del mundo con 70 años de historia, rinde homenaje al artista con esta muestra, que permanecerá abierta al público hasta el próximo mes de junio.

“La exposición tiene en total unos mil metros cuadrados. La que hicimos en 2009 tenía 400 metros cuadrados, ya fue de las más grandes que se han hecho del origami y la que inauguramos ahora la duplica y va más allá. Que sepamos, es la exposición más grande que se ha hecho en el mundo dedicada al origami”, ha explicado este jueves el presidente del Grupo Zaragozano de Papiroflexia y director del futuro museo EMOZ, Jorge Pardo.

Don Quijote, Légolas del Señor de los Anillos, una orquesta de jazz, los personajes de La Comedia del Arte, toreros y picadores, ratas y rinocerontes, máscaras y trajes… Se podría decir que el papel de Joisel lo aguanta todo. Cuando descubrió lo que podía hacer con este material, el artista parisino destruyó toda su obra anterior, todas sus pinturas y esculturas, para dedicarse enteramente al origami.

Dos meses antes de morir, Joisel condujo un coche alquilado desde París a Zaragoza para participar, como invitado de honor, en la tradicional Reunión de Amigos de la Papiroflexia. Entre su equipaje traía multitud de obras para el futuro Museo de Origami, una idea que apoyaba con entusiasmo. Algunos de sus trabajos, propiedad ahora de su familia, han sido cedidos para la exposición del Centro de Historias y después de esto, probablemente, no volverán a mostrarse al público.

El comisario de la exposición, Felipe Moreno, admite que conocer a Joisel cambió para siempre su concepción del origami. “Viendo cómo él doblaba el papel, me di cuenta de que mi afición a la papiroflexia iba a cambiar, de que iba a pasar de hacer una manualidad a tener un artista en cada uno de nosotros. Nosotros, en el EMOZ, estamos intentando demostrar que la papiroflexia no es una manualidad ni es una artesanía; es un arte”.

La muestra incluye también alguna de las obras del propio Jorge Pardo y un conjunto de creaciones elaboradas con la técnica del arrugado de papel, propia del grupo francés Crimp. Las figuras se construyen a partir de una sola pieza de papel, y ni una gota de pegamento; es la única regla del origami.

EL ÉXITO DE LA PAPIROFLEXIA

La magia del papel ya atrajo a 43.000 visitantes en una exposición de 2009, batiendo todos los récords del Centro de Historia. “La cifra que tuvimos entonces nos animó a dos cosas: a seguir haciendo exposiciones de este estilo y, lo que es aún más relevante, a crear un centro permanente en el que ya se está trabajando, y del que queremos que esta exposición sea una especie de aperitivo”, ha explicado refiriéndose al Emoz el consejero de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Jerónimo Blasco.

Blasco ha explicado además que la exposición del Centro de Historia se ha puesto a disposición de los centros escolares para que puedan realizar visitas didácticas durante las próximas semanas. La propuesta ha sido un éxito, según el consejero, ya que en poco tiempo se han apuntado más de 1.300 alumnos con un centenar de profesores.

“La magia del papel” ha contado con un presupuesto de unos 60.000 euros, de los que la mitad han sido aportados por el Ayuntamiento de Zaragoza, que además está trabajando en la instalación del Emoz en los bajos del Mercado de San Vicente de Paúl. El resto del dinero que ha sido necesario para financiar la exposición proviene de la empresa Japan Tobacco Internacional (JTI), una empresa asiática que opera en más de 120 países y que patrocina este proyecto, junto a la embajada japonesa, en el marco del cuarto centenario de las relaciones entre España y Japón.

Info

Duration:
minutes

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0