Página principal | Mediodía | La obra de Bailín activó una bolsa subterránea de cientos de toneladas de lixiviados de lindano

La obra de Bailín activó una bolsa subterránea de cientos de toneladas de lixiviados de lindano

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Los expertos atribuyen al movimiento de los lodos del vertedero ilegal de Bailín los nuevos episodios de contaminación en el Gállego. FOTO: DIARIOARAGONES:COM Los expertos atribuyen al movimiento de los lodos del vertedero ilegal de Bailín los nuevos episodios de contaminación en el Gállego. FOTO: DIARIOARAGONES:COM

El traslado de los lodos contaminados de residuos químicos del viejo vertedero de Bailín a la nueva celda de seguridad dejó sin protección ante las escorrentías de la lluvia una bolsa subterránea en la que durante décadas han ido acumulándose cientos de toneladas de lixiviados de lindano. Esa es la explicación que expertos de la Universidad de Zaragoza dan a los episodios de contaminación que está registrando el río Gállego desde el inicio de las obras.

La existencia de dos grandes bolsas de lixiviados de lindano bajo los vertederos de Bailín y de Sardas, respectivamente, está documentada. Así lo indica el estudio “La contaminación por HCH en el medio ambiente de Sabiñánigo”, publicado en febrero del año pasado en la prestigiosa revista Environmental Science and Pollution Research por los geólogos Jesús Fernández y Miguel Ángel Arjol y por Carlos Cacho, jefe del servicio de Control Ambiental de la DGA.

El informe explica cómo desde hace al menos una década hay constancia de la existencia de esas bolsas: se encuentran a una profundidad de 40 metros y acumulan entre las dos al menos 4.000 toneladas de lixiviados. Estas tienen su origen en las escorrentías de los al menos 115 millones de kilos de residuos sólidos que Inquinosa fue acumulando, sin contar con autorización para ello, en Sardas y Bailín entre 1974 y 1988. Ese líquido pastoso incluye restos de benzeno, clorobenceno, clorofenoles y diversos tipos de HCH (el compuesto mal llamado lindano, ya que ese es solo uno de los ocho isómeros o versiones moleculares que genera la reacción del benzeno con el cloro).

El estudio narra también cómo la DGA y el Ministerio de Medio Ambiente han financiado en los últimos diez años la extracción de 20.000 litros de residuo de esas bolsas mediante sistemas de bombeo. Su potencia contaminante es tal que un solo litro resulta suficiente para emponzoñar un hectómetro cúbico y convertirlo en no potable.

ELEVADA PERMEABILIDAD

El suelo sobre el que los responsables de Inquinosa decidieron ubicar los vertederos tiene una elevada permeabilidad por el sentido vertical que presentan la mayoría de sus estratos. Eso hace que la filtración de residuos tóxicos al río Gállego haya sido frecuente desde hace décadas. Sin embargo, el grueso del residuo ha quedado acumulado en dos balsas, cercanas a un acuífero tributario del Gállego pero a las que la compactación de la tierra de los vertederos ilegales, clausurados en 1995 y 1997, protegía de las lluvias.

El movimiento de las tierras del antiguo vertedero de Bailín para trasladarlas a la celda de seguridad ha permitido que el agua de lluvia vaya filtrándose hacia la balsa subterránea, lo que habría provocado los nuevos vertidos de residuos. Esa es la tesis que manejan los expertos de la Universidad de Zaragoza, según explicó ayer, en una entrevista en el programa Hablemos de Agua de Radio Ebro, Zoe Santolaria, investigadora que está elaborando su tesis doctoral sobre la presencia de residuos en cuatro ibones de la cabecera del Gállego.

El seguimiento y los análisis que están realizando el Grupo de Investigación de Ibones de la Universidad de Zaragoza y la Fundación Boreas ha arrojado evidencias de que los trabajos de desmantelamiento de Bailín han tenido efectos contaminantes por vía atmosférica.

Por otro lado, los análisis de la Confederación Hidrográfica del Ebro han detectado de nuevo la presencia de residuos de lindano en las aguas del Gállego. El organismo de cuenca atribuye este nuevo repunte a los efectos de las lluvias sobre el antiguo vertedero, ya que repuntaron dos días después de que cayeran sobre Sabiñánigo las últimas lluvias. Esa presencia era cinco días después inferior a un microgramo por litro de agua, por el efecto de dilución que tuvo en el cauce el ligero aumento del caudal provocado por esas mismas precipitaciones.

LA DGA LICITA EL SEGUIMIENTO

Por su parte, el Departamento de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón sacó ayer a licitación dos contratas para efectuar el seguimiento hidrogeológico del barranco de Bailín y del área de Sardas en los doce meses siguientes a su adjudicación.

Las dos contratas supondrán una inversión de 1,5 millones de euros: 654.940 euros para Bailín y 570.759 para Sardas (sin IVA en ambos casos).

Las dos actuaciones son tramitadas por el procedimiento de urgencia y mediante procedimientos abiertos. Las empresas tienen doce días para presentar sus ofertas.

 

Info

Duration:
minutes

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00